Microcopy para UX: ¿Cómo las palabras nos ayudan a tomar decisiones?
{IDA Workshop

Microcopy para una mejor UX: ¿Cómo las palabras nos ayudan a tomar decisiones?

Continuamos nuestro ciclo de {ida workshop online con un webinar dedicado especialmente a la producción de microcopias. Andrea Zamora y Francisca Jorquera nos contaron la importancia del microcopy para ayudar a futuros usuarios y usuarias a tomar mejores decisiones frente a nuestros productos digitales.

Fran Jorquera y Andrea Zamora

En la séptima sesión del ciclo {ida Workshop exploramos la importancia del microcopy en la relación usuario/interfaz. Además, revisamos algunas herramientas para elaborar textos que reflejen la identidad de marca, sean certeros y generen confianza en las personas.

Cuando hablamos de microcopy, o microcopias en español, nos referimos a un concepto que es relativamente nuevo. La primera vez que alguien se refirió a las microcopias fue Joshua Porter, un diseñador que en 2009 escribía en su blog:

El Microcopy es un copy pequeño, pero poderoso. Es rápido, ligero y letal. Es una oración corta, una frase, un par de palabras. Una sola palabra. Es el pequeño texto que tiene el mayor impacto. No lo juzgues por su tamaño… júzgalo por su efectividad.

Esta sentencia, la determinó al notar que con sólo unos ajustes en el texto presente en una interfaz, el número de errores disminuyó significativamente. Pero no sólo consiguió eso, también aumentaron las conversiones y el retorno de la inversión. 

El poder que tienen las palabras dentro de una interfaz es algo que muchas veces se pasa por alto. Tal como lo menciona Kinnereth Yifrah en el libro “Microcopy. The complete guide”: 

Si quieres crear una interfaz que suene humana y sea cercana a las personas que la usan, necesitas palabras. Al final del día, las personas usarán tu interfaz y hay cosas que sólo se les puede comunicar usando palabras.

Yifrah además establece que las palabras en una interfaz cumplen al menos 3 funciones para las personas

  • Motivan la acción
  • Orientan o instruyen la acción
  • Entregan feedback sobre la acción que se realizó

¿Pero qué es una microcopia?

Las microcopias son casi todos los textos que están presentes en una interfaz y cumplen la tarea de acompañar el viaje de los usuarios. Es decir que los nombres en el menú, las etiquetas de los botones, frases cortas con instrucciones, aclaraciones, mensajes de error, frases de contexto y textos de los formularios son microcopias. Artículos o textos más extensos quedan fuera de esta categorización.

Estos textos no sólo cumplen la función de guiar a las personas, también enriquecen la experiencia de usuario y le dan vida a las interfaces. Yifrah menciona que existen 3 razones por las que el microcopy agrega valor a una interfaz: Crean experiencias positivas, aumentan la usabilidad de las plataformas y permiten mejorar la marca y diferenciarla de sus competidores.

¿Cómo elaboramos buenas microcopias?

Elaborar estos textos cortos requiere combinar una buena redacción, poder de síntesis y muchos insights. Por eso lo primero que debemos hacer es definir con precisión la Voz y el Tono que caracteriza a nuestra marca u organización.

Para definir ambos elementos debemos entender que la Voz corresponde al conjunto de atributos que caracterizan y diferencian a nuestra marca. Es decir, lo que nos identifica e individualiza. Por su parte, el Tono apunta a la manera en que nuestra marca se expresa en diferentes contextos. 

Este paso es importante, pues nos ayudará a que la interfaz tenga un discurso coherente con la identidad de marca. Resultando así mucho más humano y capaz de generar confianza en los usuarios, facilitando una relación más cercana y empática entre las plataformas y las personas. 

Diseñando la voz

Si bien la voz agrupa las características propias de nuestra marca u organización, nosotros podemos definir qué valores o atributos son los relevantes para la comunicación en todo ámbito. 

Es por esto que resulta importante investigar y conocer en detalle la historia de la organización, sus valores, metas y motivaciones. Todo con el fin de elaborar un perfil o personificar a esta marca y entender la forma en que ésta se expresa, qué palabras usaría, cuál sería su estilo, si usaría el humor o si se trata de alguien más serio. 

Por otra parte, no podemos dejar de lado a los usuarios. Debemos conocer quiénes son los que van a interactuar con las interfaces, entender sus dolores, necesidades, aspiraciones y deseos. Esto nos ayudará a ser oportunos y empáticos en cada mensaje que incluyamos en un sitio web, app o plataforma.

Si no tenemos la oportunidad de investigar a los usuarios, podemos recurrir a herramientas como las personas provisorias, que nos ayudan a tener una aproximación más certera al perfil de quienes podrían ser nuestros usuarios finales.

¿Y después qué?

Una vez que ya tenemos el diseño de nuestra voz (combinando variables como la personalidad de nuestra marca y las características de nuestros usuarios) estamos en condiciones de “normar” o de sistematizar toda esta información; para establecer un manual de estilo o delimitar las variables de Tono que la voz de marca deberá considerar. 

Es en esta instancia donde herramientas como el Microcopy Canvas o el Gráfico de Voz de Torrey Podmajersky nos permiten organizar conceptos e ideas fuerza. Así podemos definir cómo, cuándo y dónde nuestra marca hablará.

Otro recurso útil para definir el tono o estilo son los 4 pilares de Nielsen Norman Group. Esta herramienta consiste en 4 variables a considerar a la hora de elaborar un texto, las que incluyen si este será: Divertido o Serio, Formal o Casual, Respetuoso o Irreverente y, por último, Entusiasta o Pragmático. 

¿Y qué tipos de Microcopy podemos hacer?

Si bien la definición puede resultar algo ambigua, algunos autores establecen que las microcopias corresponden a los siguientes tipos de textos:

  1. Inscripciones (páginas de Sign up o suscripciones a newsletters)
  2. Formularios de contacto
  3. Mensajes de error
  4. Mensajes de confirmación
  5. Estados vacíos (ej: carpetas vacías, búsquedas sin resultados, carros de compra vacíos)
  6. Placeholders (indican qué información va en los campos de un formulario, por ejemplo)
  7. Botones
  8. Errores 404 (que sea un error no significa que no es una oportunidad para ayudar al usuario a seguir navegando o conocernos un poco más)
  9. Tiempos de espera (siempre es mejor avisarle a nuestros usuarios que “estamos trabajando” y disminuir la incertidumbre luego de una acción)
  10. Cookies 

Ten presente que el desafío de crear microcopias debe ir de la mano con el diseño de la interfaz, además de considerar criterios como la accesibilidad y la inclusión. Ser respetuosos y tener conciencia de las características de nuestros usuarios nos ayudará a crear textos genuinos, humanos y empáticos.

 

Andrea Zamora - Directora General
Directora General
Lidero el trabajo de una de las consultoras en diseño de experiencia más importantes de Chile. Con nuestro equipo entendemos cómo comunicar y posicionar productos y servicios, generando experiencias deseables en los usuarios finales. Nos desafía que logren pasar de la conversación a la conversión, a través del diálogo de las marcas e instituciones, con los usuarios que las consumen y requieren.
Francisca Jorquera - Content Manager
Comunicarnos es un ejercicio sencillo y a la vez tan complejo, que muchas veces nos cuesta expresar con claridad las cosas que queremos decir. Por eso la comunicación, cuando es efectiva, es un activo de altísimo valor; permitiendo que tanto marcas como usuarios puedan relacionarse con fluidez.

Comentarios