SEO

Cómo elaborar una estrategia SEO pensada en los usuarios

Hablar de posicionamiento orgánico suele hacernos pensar en estrategias, keywords y metadatos. Satisfacer las exigencias de Google para obtener un mejor desempeño en los resultados de búsqueda es uno de los primeros objetivos en mente, dejando de lado al usuario y sus necesidades.

Engranaje y computador, simulando una búsqueda.

Elaborar una estrategia de optimización de contenidos para buscadores, o estrategia SEO; tradicionalmente nos lleva a pensar en cómo funciona el algoritmo de Google y de qué manera podemos hacer los ajustes necesarios para que nuestros contenidos se posicionen dentro de los primeros resultados de búsqueda. 

Sin embargo, tampoco podemos olvidar que parte importante del trabajo no sólo se debe evaluar por el ranking que el buscador le otorga a nuestro sitio; sino que también debemos tener en cuenta otros KPIs enfocados en la calidad de nuestra web. Tenemos que considerar la experiencia que le estamos entregando al usuario; tanto desde la mirada del diseño como desde los contenidos que publicamos. 

El valor de la UX en el SEO

Incluir la UX dentro de una estrategia SEO implica que debemos integrar el SEO dentro de los procesos de research y desarrollo de un sitio. ¿La razón? Todos los insights que orientan las decisiones de diseño y usabilidad; sirven para comprender cuáles son los dolores o necesidades de los usuarios, lo que buscan, sus hábitos de consumo, entre otros.

Por otra parte, no podemos olvidar que aunque la implementación de nuestra estrategia SEO es evaluada por un algoritmo; el resultado final dependerá de los usuarios y su interacción con nuestros contenidos. Ya lo adelantábamos en nuestro artículo sobre los desafíos del SEO para 2019 y la implementación de RankBrain; hoy no basta con cumplir una estructura de HTML, hacer la mejor keyword research y llenarnos de links. Eso le sirve a las máquinas, no a las personas.

Cómo reformular nuestra estrategia SEO pensando en los usuarios

Cambiar el enfoque de nuestra estrategia no significa dejar de trabajar tal como lo hemos hecho hasta hoy. Por el contrario, significa adoptar una serie de herramientas y conocimientos complementarios; además de trabajar de manera interdisciplinaria, con diseñadores y desarrolladores. 

De esta forma podremos levantar requerimientos sobre usabilidad, velocidad de carga, accesibilidad, legibilidad, entre otros. Ampliando nuestro trabajo e incorporándolo desde su génesis a nuestros proyectos; sin tener que esperar al cierre de las etapas para realizar correcciones.

Por eso, te recomendamos:

  1. Asesórate con diseñadores para comprender mejor el porqué de las decisiones de diseño, interacción, etc. De esta manera podremos pensar en cómo el contenido vivirá en las plataformas.
  2. Trata de participar del proceso de investigación UX. Así podrás acceder a insights, conocerás el perfil de los usuarios, sus dolores, gustos y conductas.
  3. Tal como se testean las plataformas, debes testear los contenidos, cada palabra que elegimos debe estar enfocada en la performance del sitio, pero también en las necesidades del usuario. Nuestro desafío es hacer el match entre un contenido pertinente, que entrega valor, y las preguntas que busca resolver.
  4. Aunque parezca imposible, debemos buscar un equilibrio entre lo que nos pide Google y lo que necesitan nuestros usuarios. Logrando esto podremos asegurarnos de conseguir buenas posiciones y una buena performance en nuestro sitio.

No debemos olvidar que la experiencia de los usuarios y la usabilidad de los sitios web también son factores que influyen en la evaluación que Google realiza de los sitios; incluyendo el porcentaje de rebote, la permanencia en nuestra web, los clicks que se producen en ella e incluso el número de usuarios recurrentes. Una experiencia de valor hará que nuestros usuarios regresen; y así Google nos evaluará y posicionará mejor.

Comunicarnos es un ejercicio sencillo y a la vez tan complejo, que muchas veces nos cuesta expresar con claridad las cosas que queremos decir. Por eso la comunicación, cuando es efectiva, es un activo de altísimo valor; permitiendo que tanto marcas como usuarios puedan relacionarse con fluidez.

Comentarios