¿Qué elementos potenciar en nuestras campañas digitales? - Blog IDA Chile | Estrategia para el éxito de tu negocio
Estrategia digital

¿Qué elementos potenciar en nuestras campañas digitales?

Lograr que nuestros contenidos alcancen a la audiencia, es un desafío constante, ya que existen diferentes recursos a los que una organización puede recurrir. Algunos requieren de una pequeña inversión, y otros, de mayor presupuesto. Sin embargo, dependiendo de la estrategia que utilices, puedes lograr fidelizar a tu audiencia con cualquiera de ellos. Te ayudamos a elegir los mejores recursos para tu estrategia y campañas.

email marketing

Saber qué herramientas utilizar o potenciar para mejorar los índices tras nuestro contenido, no es una tarea difícil. Conociendo el impacto de cada campaña, ya sea en redes sociales, correo electrónico o marketing digital, podrás invertir recursos en áreas específicas que te ayuden a mantener y aumentar conversiones en cada una de ellas.

Por eso, para lograr mejorar el impacto de tu contenido, debes perfilar el uso y ganancia de cada una. De esa forma, podrás focalizar recursos como tiempo o dinero, dedicando cada canal a un objetivo.

Canales, ventajas y desventajas

Al momento de elaborar una estrategia digital de contenidos, debemos tener presente la existencia de una serie de canales que nos servirán para dar a conocer nuestro producto o servicio. Entre los más usados, están las redes sociales, el correo electrónico, la publicidad de pago y el marketing de contenido.

Cada uno de ellos, debe estar elaborado de acuerdo a su propósito, a su grupo de usuarios particular, y centralizado en cómo lograr una conexión más directa entre el contenido y las personas. De esa forma, podemos construir una estrategia de contenidos en la que conviven diversos canales y diferentes mensajes, también conocida como estrategia omnicanal. Esto siempre bajo el paraguas de las ideas fuerza o los objetivos con los que nuestra marca está trabajando.

Un elemento que no podemos pasar por alto es el papel que juegan estos canales dentro de una estrategia de inbound marketing.Ya que nos permiten llegar a las personas en los momentos adecuados, disminuyendo el ruido y entregando contenidos de valor sin importar el canal.

Tipos de canales

De esta manera, podemos estar presentes en la memoria o en la conciencia de los usuarios gracias a nuestra gestión y correcta presencia en:

    • Redes Sociales: Este es un canal que apunta a comunicar con un mayor alcance y por lo mismo, las opciones de segmentar y personalizar el contenido son limitadas.
    • Email Marketing: A diferencia de las redes sociales, el email marketing nos permite segmentar y conocer con un poco más de detalle a los usuarios. Gustos, intereses y necesidades nos pueden ser de utilidad para comunicar con pertinencia nuestros productos y servicios.
    • Desarrollando marketing de contenidos: Este es un canal poco explorado. Nos permite llegar a las personas, en el momento preciso, al tiempo que posicionamos nuestra marca. El marketing de contenidos es una herramienta con la que como marca podemos volvernos “encontrables” en buscadores como Google, especialmente al responder dudas habituales en torno a los servicios ofrecidos por nuestro rubro o industria.
    • Publicidad de pago: tal como lo dice su nombre, este es un canal que requiere contar con una estrategia de inversión y recursos monetarios. Hoy es considerada como una alternativa válida, sin embargo, con el auge de herramientas como ad-block, no podemos tener la certeza de que nuestro mensaje llega a las personas de la manera correcta.

¿Debemos invertir lo mismo en todos los canales ?

Determinar cuánto vamos a invertir en cada canal es uno de los desafíos que debemos enfrentar al momento de elaborar una estrategia. Esto, porque en casos como la publicidad pagada tenemos la posibilidad de estimar resultados antes de la implementación e incluso, antes de tomar decisiones tácticas sobre la marcha. Las que permiten optimizar la performance de nuestras campañas y nuestro presupuesto de inversión.

En casos como el marketing de contenidos, la gestión de nuestras redes sociales y el email marketing, los esfuerzos tienden a ser de mediano a largo plazo. Esto se debe a que van de la mano con otros objetivos como la creación de awareness, en la fase de evaluación de nuestros usuarios y fidelizar a quienes ya confiaron en nosotros, entre otros.

Si bien, en estos casos también podemos tomar decisiones tácticas a lo largo de la implementación de nuestra estrategia, los resultados no son inmediatos, sino que se dan en el mediano o incluso largo plazo.

Sin embargo aún no resolvemos la pregunta, ¿se debe invertir lo mismo en todos los canales? La experiencia parece decir que no. Conseguir resultados rápidos o inmediatos tiende a significar una inversión mayor en comparación al costo que implica elaborar una estrategia de contenidos o campañas de email marketing.

Retorno de inversión

Determinar el éxito de nuestras acciones en el mundo digital va de la mano de indicadores como el ROI (Return Of Investment) o de los KPIs (Key Performance Indicators) que definimos como objetivos o parámetros al elaborar la estrategia de marketing.

Recordemos que el cálculo del ROI implica relacionar cifras como la inversión monetaria y los ingresos que conseguimos con nuestra estrategia (siguiendo la fórmula [(ingresos – inversión) / inversión] x 100 = ROI). Por su parte los KPI reflejan resultados de nuestras acciones, ya sean incrementos o disminuciones, en aspectos como visitas, permanencia, generación de leads, entre otros.

Sin embargo, definir el retorno de la inversión de acciones que no tienen como objetivo la venta o la conversión puede resultar complejo; por eso muchas veces se tiende a establecer una suerte de equivalencia entre el ROI y los KPI (incluso podemos utilizar los indicadores de performance para determinar el retorno de la inversión, pero eso es materia de otra publicación).

Este paralelo lo podemos establecer gracias a que indicadores como el número de visitas a nuestra web, la cantidad de menciones en redes sociales o el número de contactos que logramos con nuestras acciones nos permiten establecer un porcentaje de efectividad de la estrategia, el que en un futuro puede traducirse en un aumento en las ventas o conversiones; logrando un retorno monetario concreto de la inversión. Por eso hablamos de esfuerzos a mediano y largo plazo.

Confianza y compromiso

Construir un “ambiente” de confianza con los usuarios, implica generar contenido de calidad que transmita la mayor seguridad posible. No sólo seguridad respecto a la veracidad del contenido. También incluye aspectos como la empatía en los canales de comunicación directa, y la concordancia entre el producto y los mensajes.

Pero aún más importante, es el nivel de seguridad digital. Porque nuestra propuesta, estrategia y productos, están sostenidos en infraestructuras tecnológicas que deben resguardar los datos personales y sensibles de los usuarios. Sobre todo en casos de conversión.

En las campañas y/o estrategias de email marketing, se incluyen hipervínculos, que deben transmitir seguridad y elaborarse, desde el inicio considerando este factor. Esto afianzará la relación con los clientes, logrando fidelizar su participación con nuestro proyecto.

Tener en cuenta estos factores, repercutirá positivamente en tu estrategia de contenidos digitales. Creando contenido focalizado para tus canales. Ya sea email marketing, redes sociales y/o publicidad pagada.

Crear estrategias de marketing digital, que sean efectivas y funcionen en un ambiente omnicanal, puede ser abrumador. Sin embargo, el proceso puede ser más amable si contamos con una clara definición de objetivos y determinamos con precisión quienes son nuestros usuarios, qué herramientas utilizaremos, sus propósitos e indicadores de rendimiento. Si necesitas ayuda para esto, en IDA Chile estamos preparados para asesorarte en estos desafíos.

Comunicarnos es un ejercicio sencillo y a la vez tan complejo, que muchas veces nos cuesta expresar con claridad las cosas que queremos decir. Por eso la comunicación, cuando es efectiva, es un activo de altísimo valor; permitiendo que tanto marcas como usuarios puedan relacionarse con fluidez.

Comentarios