Seguridad

El valor de la verificación en dos pasos en el diseño UX

La verificación en dos pasos es un elemento de seguridad que saca al usuario de la interfaz en la que se encuentra e incluso lo aleja del dispositivo en que navega. Sin embargo, se ha vuelto cada vez más popular. Reflexionamos sobre las razones de esta integración.

El valor de la verificación en dos pasos en el diseño UX

Cuando diseñamos experiencias, generalmente uno de nuestros objetivos será reducir al mínimo las fricciones de nuestros flujos. Sin embargo, existen algunas que son necesarias, ya sea para entregar un mensaje de éxito o para brindar mayor seguridad a nuestros usuarios. La verificación en dos pasos es una de estas últimas.

Este es un proceso de seguridad en que el usuario entrega dos factores de autenticación para probar su identidad y proteger sus accesos. Uno de estos suele ser su contraseña, mientras que el segundo varía desde un código recibido a través de SMS hasta una verificación biométrica. Actualmente la encontramos en algunas plataformas bancarias y en ciertos flujos de recuperación de contraseñas, como el de Gmail.

Su utilidad pareciera estar confirmada, pero hay ciertas consideraciones que debemos tener en cuenta antes de implementarlas. Porque, al momento de agregar un nuevo paso a nuestros flujos, debemos poner en perspectiva cómo este impactará a la experiencia de nuestros usuarios.

¿Son útiles en todas las plataformas?

Si bien significan un espacio más de separación entre el usuario y el cumplimiento de sus objetivos, estos procesos nos ayudan a prevenir ingresos no autorizados en caso de filtraciones de datos y contraseñas. Es por esto que suelen utilizarlas grandes empresas con información importante que proteger.

En caso de querer implementarlas, deberemos equilibrar la seguridad de nuestras interfaces con la amabilidad de nuestros flujos. Sin embargo, en la era del consumo multipantalla, no resulta tan descabellado integrar el uso de un segundo aparato a nuestras experiencias.

Influirá también la función que cumplirán estos elementos. No siempre tienen que ser lo primero con lo que se encuentran los usuarios. Por ejemplo, Gmail utiliza la verificación en dos pasos como una de las opciones para la recuperación de contraseñas. Por otro lado, ciertos bancos requieren de estos procesos para confirmar transacciones de mayor tamaño a través de sus plataformas. No solo debemos preguntarnos si será útil en nuestro proyecto, sino que también debemos considerar en qué situaciones recurriremos a ella.

¿Es un sistema perfecto?

Todavía hay mucho camino por recorrer para perfeccionar e innovar dentro de estos procesos. Por ejemplo, Google acaba de presentar una nueva funcionalidad que permitirá usar nuestros dispositivos Android para confirmar nuestra identidad. Desde este momento, cualquier celular con Android 7 o una versión superior podrá ser utilizado como una llave para completar los procesos de verificación en dos pasos de las apps de Google.

Si bien estas herramientas no son infalibles, son elementos que podemos considerar para entregar mayor seguridad al usuario en nuestros proyectos. Esta no es una cuestión menor dentro de sus experiencias, ya que se trata de fricciones que entregan confianza si las ubicamos en los flujos correctos. Sin duda, las verificaciones en dos pasos seguirán apareciendo cada vez más seguido en nuestras interfaces y nuestra vida cotidiana.

Logo IDA
Investigamos las tendencias en proyectos y estrategias digitales para complementarlas con nuestra experiencia en artículos informativos. Nuestro objetivo es aportar al desarrollo del área, discutiendo la efectividad de las tecnologías y técnicas aplicadas.

Comentarios