Privacidad

Datos personales y sensibles: ¿Cómo cuidarse en Internet?

Aún sin comunicarnos, permanentemente estamos entregando información. Por eso, te explicamos cómo cuidar tus datos personales y por qué son tan valiosos en la era de la información.

Ilustración para artículo sobre protección de datos personales.

Existir en la web implica muchas cosas. En primer lugar, tener un perfil que nos conecte. Y luego, interactuar a través de éste. La idea de un intercambio justo y voluntario de información, se hace cada vez más lejana, al ver la políticas de privacidad de cualquier red social o aplicación.

Cada vez que aceptamos los términos de uso en servicios web, aceptamos entregar una gran cantidad de información que permite perfilarnos y proporcionarnos una mejor experiencia de usuario. Y cada vez que compartimos información, la ponemos a disposición de millones de personas en el mundo.

¿Qué son los datos personales?

El año 2011, el Consejo para la Transparencia, agrupó por jurisprudencia, diferentes tipos de datos para “velar por el debido cumplimiento de la Ley N° 19.628, sobre protección de datos de carácter personal (en adelante LPDP), por parte de los órganos de la Administración del Estado”.

Esto, tras el escándalo por la disponibilidad de datos a través de transparencia activa y pasiva en las plataformas del Estado. Donde fácilmente se conseguían ruts, teléfonos, direcciones y datos de planes de salud, de muchos ciudadanos chilenos.

Es aquí que se entiende para la jurisprudencia chilena, a los datos personales o de carácter personal, “los relativos a cualquier información concerniente a personas naturales, identificadas o identificables (artículo 2º, letra f) LPDP)”. Mientras que los datos sensibles, componen todo dato que refiere a “las características físicas o morales de las personas o a hechos o circunstancias de su vida privada o intimidad”.

Cualquiera de ellos, puede estar disponible en Internet para su mal uso, si no tenemos cuidado con lo que publicamos.

Conociendo el peligro

Nuestros datos pueden ser mal utilizados de múltiples formas. Algunos de esos, son usos empresariales que a través del marketing, posicionan anuncios para nuestro interés. Otros, más peligrosos, tienen relación con nuestras tendencias políticas.

La venta de nuestra huella digital permite influenciarnos de diversas formas. Los contenidos que se nos muestran polarizan nuestra perspectiva sobre un tema. Por ello, el caso ejemplar es Cambrige Analytica. Que repercutió en las políticas de privacidad de otras redes sociales como Instagram.

Instagram (de la cual es dueña Facebook), redujo sin aviso en la cantidad de descarga de datos para desarrolladores el 2018. Los datos que pueden extraerse por hora disminuyeron de 5000 a 200.

Pero, aún con este escándalo, en diciembre de 2018, el The New York Times relataba que  “Facebook le comentó al sitio web Gizmodo que incluso si la gente optara por dejar de compartir su ubicación con la red social, la firma podría localizarla y usar esta información para publicidad focalizada”.

La ética respecto al tratamiento de datos es algo que está constantemente en discusión. Si recientemente has visto el desafío #10YearsChallenge debes saber que este juego, facilita la tarea del reconocimiento facial utilizado en muchas aplicaciones. Al realizarlo, estás entregando de forma voluntaria, una evolución de tu rostro que permitirá perfeccionar los softwares de reconocimiento.

Como te lo mencionamos antes, la discusión ética en el uso de los softwares de reconocimiento facial llevó a Microsoft a elaborar seis principios éticos para su el desarrollo: equidad, transparencia, responsabilidad, no discriminación, información y el consentimiento de los consumidores y la vigilancia de acuerdo con la ley.

Esto debido a que el uso sesgado de este tipo herramientas puede tener consecuencias gravísimas en la vida de las personas. Por ejemplo, reconociendo erróneamente a quienes participan de un delito.

Ciberseguridad y ciberdelitos

Como sabemos, la discusión sobre leyes de ciberseguridad se ha retomado alrededor del mundo. Es cierto que a través de nuestros perfiles y el móvil, compartimos datos voluntariamente cuando accedemos a las políticas de privacidad. Sin embargo, el mayor peligro se encuentra en los otros usuarios de la web.

Crímenes como el  fraude informático, suplantación de identidad, ciberbullying, pornografía infantil, y muchos más, se nutren de la falta de cuidado de nuestros datos. Las leyes, en su mayoría se abocan a sancionar los delitos de propiedad privada, como lo hace en Chile, la Ley de Delitos Informáticos.

El avance de las tecnologías nuevamente se adelantó a las leyes. El pasado 10 de Enero, de aprobó el proyecto de Ley que sancionaría (de ser aprobado en su última fase legislativa), “el acto de subir a la red imágenes, audios o videos con contenido sexual, sin consentimiento, cuando estos hayan sido obtenidos en la intimidad”.

Esto demuestra que el principal cuidado debe venir de nuestro comportamiento en la red. Y cómo nos protegemos de actos perjudiciales para nuestra persona.

¿Cómo protegernos en la web?

Hay medidas de protección básicas que permitirán un uso más seguro de herramientas web.

  1. Para evitar el bombardeo de publicidad: Ten una cuenta de correo especial para descargas, juegos y más. Una que no utilices para el trabajo ni tus redes personales.  Aunque por la dirección IP de tus dispositivos, de igual manera llegarán hasta ti. Al menos la publicidad irá direccionada a esa cuenta de entretención.
  2. Cuidado con las fotografías: En Instagram, Facebook, Twitter y más. No publiques fotografías con datos sensibles: En las que aparezcan numeraciones de domicilio, objetos de valor, tarjetas de comprar, etc. Todas ellas, pueden llegar a personas con intenciones maliciosas.
  3. No compartas tu ubicación: Sobre todo cuando estás en tu domicilio y/o trabajo.
  4. Publicaciones privadas y/o públicas: Puedes proteger tu información publicando para amigos, conocidos, familia, etc. Sólo debes segmentar a tus amigos para saber quién podrá verlo.
  5. Cuidado con las etiquetas: Si hay información que no quieres compartir sobre ti, pero alguien más puede compartirla, activa los filtros para verificar etiquetas y publicaciones en el muro. No queremos que hagan un meme con tu imagen en una fiesta.
  6. Revisa el manual de la PDI: La brigada de Cibercrimen de la PDI, tiene 10 recomendaciones para tu uso de herramientas web. Leelos aquí.

Si viste “You”, la serie de Netflix que te muestra TODO lo que alguien puede saber sobre ti sólo a ver tus publicaciones en redes sociales, entonces querrás estar protegido.

Recuerda que más del 50% de los datos sensibles que compartes, lo haces de forma voluntaria. La ubicación de tus lugares frecuentes, etiquetas de tus amigos, tus lugares de estudio o trabajo, y mucha información más, lo que realmente hace, es contribuir a tu vulnerabilidad en la web.

Creo que la tecnología es una aliada de las comunicaciones. Busco lo último en tendencias e innovación UX para que integremos herramientas digitales útiles a nuestra vida cotidiana. Me intereso en la protección de datos personales e investigo para que Internet sea un lugar más seguro.

Comentarios

Lucia

hace 4 meses

La tecnología es un aliado importante sobre todo en estos tiempos. Nos brinda muchas oportunidad de aprendizaje. Tener precaución con información sensible es una responsabilidad de cada uno de nosotros, tanto en lo personal como en lo laboral.

Lucia

hace 4 meses

Buena información. La tecnología es muy importante sobre todo en este tiempo. Nos permite aprender y crecer en nuestros conocimientos . Sin embargo hay que ser responsable con la información que se maneje .