Marketing digital

Notificaciones en un mundo hiperconectado: cómo no hostigar al usuario

¿Cuántas notificaciones son demasiadas notificaciones? Pareciera que su omnipresencia ha generado cansancio en los usuarios. Analizamos las causas de este fenómeno y cómo diseñar una estrategia de remarketing en este contexto.

Ilustración para el artículo "Notificaciones en un mundo hiperconectado"

Muchos recordamos el cuento de Pedrito y el lobo, y con las notificaciones push parece estar pasando lo mismo: se convirtieron en tantas que ya no les damos la misma importancia.

Del “Tienes un e-mail” al “a alguien le gustó tu contenido”

En un principio, este tipo de avisos estaban conectados a los servicios de correo electrónico. Era útil tener una notificación de cada correo que llegara, sobre todo si estabas en una empresa donde se valorara la rapidez de respuesta.

Así, los teléfonos inteligentes y las redes sociales aumentaron la cantidad de notificaciones hasta casi llegar a abrumar a los usuarios, por lo que se les dejó de prestar atención, hasta que a los desarrolladores se les ocurrieron otras formas de aumentar el tráfico.

Armando comunidades por los “likes”

Ya que las notificaciones tradicionales dejaron de llamar la atención, se cambió la estrategia al adaptar los contenidos que se presentan a cada usuario a través de los “likes” que dieran y recibieran el usuario, pero también su entorno. Eso permitió aumentar el nivel de engagement en el corto plazo, pero las personas empezaron a perder el control de lo que veían.

¿Cuándo las notificaciones se convierten en invasivas?

Estudios recientes indican que los usuarios encuentran menos invasivas las notificaciones cuando se les envía de acuerdo a sus intereses, de preferencia fijados por los usuarios, pero que también pueden ser desencadenados por elementos geográficos, compras o análisis de las experiencias de los usuarios.

Lo paradójico es que, a pesar de los resultados de esa encuesta, si los usuarios empezaran a recibir notificaciones a través de esas variables, un 58% se sentiría “nervioso, acosado o molesto”, por lo que se debe planificar con cuidado la estrategia de remarketing, para acompañar al cliente y que no sea algo molesto.

¿Qué hacer para no hostigar?

  • Estas estrategias no deberían tener más de una notificación por semana, basadas en el comportamiento del usuario.
  • Se aconseja añadir preferencias para que el usuario elija cuáles notificaciones recibir, como por ejemplo, eventos cercanos, ofertas especiales o sugerencias de productos relacionados, y que esto no aumente tanto el número de notificaciones, pues si son muchas, el usuario terminará la suscripción de inmediato.
  • Intentar usar notificaciones basadas en la ubicación, pues es una de las características más valoradas por los clientes, que siempre valorarán que les avises cuando estás cerca de tu negocio o de algún evento a desarrollarse.

En concreto, la idea es usar la experiencia del usuario  y aprovecharla, pues esta poderosa herramienta puede construir una relación con las marcas que vayan más allá de una simple venta, y que debe formar parte de toda estrategia digital actual.

Logo IDA
Investigamos las tendencias en proyectos y estrategias digitales para complementarlas con nuestra experiencia en artículos informativos. Nuestro objetivo es aportar al desarrollo del área, discutiendo la efectividad de las tecnologías y técnicas aplicadas.

Comentarios