Día Internacional de las Niñas en las TIC

Por más niñas que amen la tecnología

El cuarto jueves de abril, el mundo se reúne en torno a las niñas. El objetivo es empoderarlas y lograr que en el futuro seamos más mujeres en la industria STEM. La tarea más ardua es lograr visibilizar a figuras femeninas de éxito en las TIC, que puedan inspirar a cada potencial astronauta, investigadora y científica, para que ellas digan: “Yo también puedo”.

Cuando era chica me gustaban mucho las matemáticas. Mi papá es profesor de matemáticas y siempre me motivó a aprender de números. A pesar de su entusiasmo y mi extraño amor por Baldor, elegí una carrera de las ciencias sociales. Terminé estudiando periodismo y muy a mi pesar, esa elección significó abandonar los números por un rato muy largo.

¿Qué cuestiones hicieron que mi amor por los números se diluyera? Seguramente la falta de motivación. Más allá del ímpetu, nunca sentí a las ciencias exactas como algo a lo que pudiera dedicarme el resto de la vida. Probablemente el que mi papá fuera profesor, afectó mi propia impresión sobre mi. Hubo correcciones en el colegio o comentarios de personas que dudaban de mis capacidades. Creían que no era yo quien obtenía esos resultados. Y eso frustró mi amor por las matemáticas.

Cuando pienso en eso, no puedo evitar imaginar cuántas niñas que disfrutan con los números, las ciencias exactas y la tecnología en su capa más concreta, están en una situación parecida. ¿Qué hace que las mujeres que nos dedicamos a la tecnología seamos bichos raros en una industria que es más masculina? ¿Por qué somos puestas en duda?

Hay miles de mujeres referentes en el área. Sin ir más lejos, Katie Bouman, la ingeniera de 29 años que creó el algoritmo para ver la primera imagen de un agujero negro, es hoy una muestra de lo lejos que podemos llegar. También lo fue y sigue siendo, Ada Lovelace, quien en el S.XIX, inventó el primer algoritmo computacional, siendo considerada la primera mujer programadora.

¿Por qué es necesario este día?

Cada día avanzamos en motivar a que más niñas se desarrollen en las STEM. Pero es una tarea compleja cuando no hay referentes visibles para ellas. Un estudio realizado por Microsoft el 2018, que recopiló testimonios de más de 11.500 niñas en Europa, concluyó que su interés por las TIC crece cuando tienen referentes femeninos en ciencia y tecnología.

Uno de los datos más impactantes es que de todas las niñas entrevistadas, un 64% no logra identificar a ninguna mujer que destaque en actividades relacionadas con las STEM. Este dato es revelador. ¿Cómo las niñas van a potenciar sus habilidades e interés en las ciencias o la tecnología si no tienen mujeres que puedan ser su ejemplo?

Entonces, ¿cómo le damos más visibilidad a esas mujeres? Es necesario que desde pequeñas las niñas puedan tener esos referentes. Mujeres que trabajan en tecnología, que son científicas, investigadoras, matemáticas. No es necesario que sean tan increíbles como Katie Bouman, sino que tengan la pasión suficiente para motivar a otras niñas.

La responsabilidad es desde que son pequeñas. Tiene que permear desde el sistema escolar y también, lo que se aborda en lo privado. Debemos ir aprendiendo a motivar a las niñas, a potenciar su desarrollo intelectual en torno a las ciencias exactas y la tecnología.  

Debemos dejar de construir imaginarios de profesiones y referentes basados en la separación de roles en femenino y masculino, en cosas para ellas y para ellos.

Y no es sólo una cuestión de tener referentes femeninos que las inspiren. También hay aspectos de acceso a la tecnología relevantes. Es necesario garantizar que las mujeres, desde que son niñas, puedan participar de dinámicas y actividades donde se promueva el desarrollo de su pensamiento lógico y de habilidades científicas. Que no sea raro verlas usando computadores, programando, haciendo experimentos en laboratorios escolares.

Cuando comencé a trabajar en entornos digitales, me encontraba con desarrolladores en su totalidad hombres. Una mujer dev o informática era algo rarísimo. Hoy me alegra ver que, al menos en nuestra industria, si hay mujeres en roles tradicionalmente masculinos. ¿Faltan más mujeres? Absolutamente sí.

Andrea Zamora
Directora General
Lidero el trabajo de una de las consultoras en diseño de experiencia más importantes de Chile. Con nuestro equipo entendemos cómo comunicar y posicionar productos y servicios, generando experiencias deseables en los usuarios finales. Nos desafía que logren pasar de la conversación a la conversión, a través del diálogo de las marcas e instituciones, con los usuarios que las consumen y requieren.

Comentarios