Privacidad

Cómo solicitar permisos a tus usuarios de forma más amigable

Al momento de solicitar acceso a datos de nuestros usuarios, debemos tener presente sus reticencias y temores. Para conseguir que confíen en nosotros, debemos saber en qué momento y cómo presentar estos requerimientos.

Consejo para solicitar permisos a tus usuarios

Cada día, los usuarios están más conscientes del control de sus datos en internet. Es por esto que solicitarles acceso a información como su ubicación o sus archivos puede generar aversiones.

Estas aversiones se pueden transformar en fugas, las que se canalizarán en el momento en que le pidamos permisos al usuario. Es un problema, pero podemos solucionarlo a través del diseño UX.

Primero que nada, debemos entender que nuestra tasa de rebote nunca desaparecerá por completo y que las solicitudes de información siempre serán puntos de divergencia para los usuarios.

Sin embargo, existen medidas que podemos tomar para disminuir esta fuga. A continuación, te entregamos algunos tips para mejorar la forma en que solicitas información, autorizaciones y acceso a datos.

1. No pidas más de lo que necesitas

Puede ser tentador conocer a fondo a tu usuario a través de sus datos, pero debemos recordar que un servicio que solicita información personal al detalle aterra más de lo que atrae.

Por mucho que estos datos nos ayuden a mejorar la experiencia a la larga, nuestros usuarios no querrán entregar más información que la que consideren pertinente para sus objetivos.

En ese sentido, debemos seleccionar minuciosamente los permisos que solicitamos. La regla de oro es evitarlo siempre que sea posible. Mientras menos intrusivos seamos en la navegación del usuario, más fluido será su viaje por nuestra interfaz.

2. Comprende las necesidades de tu usuario

Debemos transparentar al usuario para qué le servirá entregar esta información.

Podemos hacer esto de distintas formas: a través de microcopy amigable y explicativo o por medio de elementos visuales que evidencien la utilidad de esta información para nuestro servicio.

Estos elementos pueden ir desde breves animaciones hasta cambios de pantalla. El objetivo siempre será generar confianza, para que el usuario entienda los beneficios de acceder al requerimiento.

Microcopy que solicita la activación del GPS.

3. Elige el momento clave

Como explican desde la revista especializada UX Planet, nuestra estrategia de permisos debe contemplar qué requerimientos son esenciales y cuáles son secundarios.

Las primeras deben ser solicitadas lo antes posible. Estas pueden tener relación con las políticas de privacidad del sitio o con una funcionalidad clave, como el acceso a la cámara o los archivos del usuario.

Las segundas, por su parte, tienen relación con funcionalidades secundarias. Dejar estas solicitudes para momentos más avanzados en el viaje del usuario nos permite haber cultivado confianza anteriormente. Así, evitamos una potencial fuga.

4. Ofrece antes de solicitar

Es más probable que el usuario acepte a entregar su información si esta va ligada a una acción que él desea realizar. Entonces, conviene mostrar nuestras solicitudes de permisos luego de que el usuario haya indicado que desea realizar la acción que requiere de dichos permisos.

Por ejemplo, en el caso de un servicio de turismo, podemos dejar nuestra solicitud de ubicación luego de que el usuario solicite ver los lugares de interés cercanos a él.

 

Entregar esta autonomía en el control de sus datos a los usuarios no solo disminuirá nuestra tasa de rebote, sino que además nos permitirá construir una relación de confianza que nos dará mayor libertad para integrar nuevas funcionalidades a nuestro proyecto.

Logo IDA
Investigamos las tendencias en proyectos y estrategias digitales para complementarlas con nuestra experiencia en artículos informativos. Nuestro objetivo es aportar al desarrollo del área, discutiendo la efectividad de las tecnologías y técnicas aplicadas.

Comentarios