Evolución digital

¿Se ha adaptado la industria de los videojuegos a nuestras necesidades?

Diseño de servicios 5 min. de lectura

En un mercado que se reinventa cada cierto tiempo existe una constante que seguirá por el resto de los días: los jugadores. ¿Cómo esta industria ha debido adoptar nuevas alternativas para seguir innovando y no perder peso a nivel global?

Una consola junto a un joystick que refleja a la industria de los videojuegos.

Cada vez falta menos para que la nueva generación de consolas llegue a nuestros hogares y las expectativas solo se mantienen en alza. Ya sea que nuestra elección esté entre Xbox Series X, PlayStation 5 o alguna otra, es muy posible que en un corto plazo pensemos en adquirir un nuevo dispositivo para jugar. Ante esto, es importante hacer un repaso de lo que ha cambiado en la industria de los videojuegos durante los últimos años. 

Bajo una evolución constante, que abre fronteras y no para de crecer. Un mercado que corre por sí solo y seguirá así por mucho tiempo más. Los videojuegos se han posicionado como el favorito de muchos, pero esto no es casualidad. Muchos factores han influenciado para que hoy cualquiera pueda disfrutar de su contenido.

El futuro es digital

Atrás va quedando esa colección de discos o correr el riesgo de perder ese anhelado juego, porque podría sufrir algún daño. La masificación del Internet abrió un amplio abanico de posibilidades y en la actualidad, es más importante que nunca. Al estar encerrados en nuestras casas, las alternativas eran pocas y jugar es una de ellas. 

¿Cómo puedo probar ese nuevo lanzamiento si todas las tiendas están cerradas y los envíos pueden demorarse varias semanas? Si nuestra conexión lo permite, la mejor opción es optar por lo digital y en algunas horas, ya estaremos disfrutando de esa deseada entrega. También se ha visto un incremento en las plataformas que ofrecen videojuegos mediante servicio de streaming al más puro estilo de Netflix o Amazon. 

No debemos olvidarnos de los descuentos, ya que al no contar con los gastos de producción y movilización, estos juegos suelen ser más accesibles para nuestros bolsillos. Inclusive, lo anterior puede ser mayor, si existe alguna promoción que disminuya su valor. 

Por último, que las nuevas consolas tengan una alternativa sin lector de discos, del mismo modo que los notebooks gamers o PC de gama alta, nos dice que la industria va en ese camino. 

Nadie queda fuera

Que existan tantas formas de jugar, se convierte en que ninguna persona quede privada de poder experimentar el viaje que puede significar un juego. Lo hemos visto con entregas como The Last of Us Part II, donde la accesibilidad marcó un rol fundamental en su desarrollo. 

Además, existen otras alternativas. A los habituales mandos, teclado y mouse, que se usan sentados frente a una pantalla se le suman los controles por movimiento (Nintendo Wii, PlayStation Move, Kinect, entre otros) o la realidad virtual. También, no podemos olvidarnos de los juegos en formato móvil, sin lugar a dudas un boom en los últimos años. 

Puede que uno de los ejemplos más emblemáticos acerca de que la edad tampoco es un impedimento para sumergirse en este mundo salió a la luz durante el 2019. Audrey, una abuela de 87 años que tiene un registro de más de 3.500 horas en “Animal Crossing: New Leaf” es sin duda algo difícil de olvidar. 

Algunas polémicas

Sin embargo, no todo es tan bello como aparenta. Todo lo relacionado a los videojuegos se ha visto muchas veces envuelto en diversas polémicas. Desde la inclusión de DLC (DownLoadable Content), microtransacciones o loot boxes, son pocas las consolas o entregas Triple A -juego con gran cantidad de recursos detrás o producido por una gran distribuidora- que han estado exenta de problemas. 

Quizás una de las más llamativas ocurrió previo al lanzamiento de la anterior generación con PlayStation 4 y Xbox One. En el marco del E3 2013, Microsoft realizó un anuncio que desató el enojo de los usuarios en la web, ya que ponía serias condiciones para poder usar juegos de segunda mano. Lo anterior, fue aprovechado por Sony, quienes a las pocas horas sacaron un video explicando el paso a paso para usar un juego prestado.

Muchos afirmaban que desde ese momento, Xbox había perdido la guerra contra PlayStation. Por esto, desde la empresa norteamericana tuvieron que dar un paso al costado y volver al modelo tradicional. ¿Los usuarios fueron escuchados? Es posible, sin embargo, es más realista pensar en todas las ventas que Microsoft perdería y nada puede combatir contra eso. 

¿Somos escuchados?

Si revisamos el historial de grandes problemas en la industria, observaremos que muchos de estos se solucionan con el tiempo. Pasó con Star Wars Battlefront II, donde DICE -desarrolladora a cargo- tuvo que arreglar el problema que tenía con sus microtransacciones que transformaban al juego en un pay to win, debido a la presión de los fans, pero también porque Disney tuvo que intervenir en busca de salvar la franquicia. 

La industria de los videojuegos se basa en los jugadores, si no existen todo se desmorona. Por esto, cuando existen problemas que afectan a la comunidad el llamado es siempre a mostrar el descontento a través de no comprar un producto que presenta fallos. 

Solo así, las distribuidoras a cargo verán que algo malo está ocurriendo y aplicarán los cambios necesarios para recuperar a sus audiencias. Tal como ocurre con cualquier producto digital, el usuario será quien tendrá la última palabra.

Acerca del Autor

Christian Castillo - Content Manager

Me apasiona la comunicación audiovisual. Desde mis habilidades busco ser un aporte para las personas puedan revisar un contenido de gran valor. Considero que la UX es un área que permite que nos expresemos con creatividad y está abierto para todo tipo de profesionales.

Agregar un comentario