Leyes de UX: Ley de Prägnanz - Blog IDA Chile | Estrategia para el éxito de tu negocio
User Research

Leyes de UX: Ley de Prägnanz

Con esta serie de artículos buscamos orientar a diseñadores y profesionales relacionados al UX, en la etapa de investigación. Entregando una mirada a las denominadas “leyes de UX” que son los principios o máximas más importantes al momento de diseñar.

Varias figuras dentro de un círculo, provocan que apliquemos la Ley de Prägnanz.

Las denominadas leyes de UX se basan en teorías y principios provenientes de diferentes campos y disciplinas, como la psicología, las comunicaciones o las matemáticas. Todos estos nos permiten aproximarnos a cómo las personas percibimos y comprendemos el mundo. También a entender la forma de percibir los múltiples estímulos que nos rodean.

¿Cuáles son los orígenes de la Ley de Prägnanz?

La denominada ley de Prägnanz, conocida en español como el “Principio de la buena forma” es uno de los pilares fundamentales de una de las grandes corrientes de pensamiento psicológico, la Gestalt. Este reconocido movimiento, surge con fuerza en Alemania a principios del siglo XX. Y fue liderado principalmente por los psicólogos Max Wertheimer, Wolfgang Köhler, Kurt Koffka y Kurt Lewin.

La Gestalt propone, a muy grandes rasgos, la forma en que los sujetos somos capaces de percibir la realidad e interpretarla. En este sentido, la Gestalt establece que lo hacemos creando “formas”, o conjuntos de información. Así podemos comprender la realidad en totalidades.

Es en este marco que cobra relevancia uno de los axiomas más importantes de la Gestalt: “El todo es mayor a la suma de las partes”. Este axioma hace referencia a que la “forma” construida desde nuestra percepción, se nutre de las partes pero no es la mera suma de las mismas.

Esta teoría cobró sentido a principios del siglo XX cuando Max Wertheimer notó una serie de luces intermitentes en un cruce de ferrocarril. Para el, estas parecieron una sola luz en movimiento. Esto fue bautizado como el efecto de “movimiento aparente” y sentó los principios de la investigación y de la corriente de la Gestalt.

Ley de Prägnanz

La ley de Präganz o principio de la buena forma radica en la idea de que la percepción humana tiende a adoptar las formas más simples posibles. De esta manera, reconocemos las figuras más fáciles de interpretar y les asignamos un significado u organización. Esto permite decodificar el mundo de manera más económica y rápida.

En este sentido, lo que hace el cerebro es intentar organizar y simplificar estímulos complejos o compuestos por múltiples elementos a través de una agrupación subconsciente. Esta agrupación está compuesta por conjuntos de significado que crean un “todo” como conjunto, más allá de un set de elementos desorganizados.

Ley de Pragnanz en puntos y figuras geométricas.

Uno de los ejemplos más conocidos para explicar la ley de Präganz es la imagen en que se muestran cuatro puntos sin conexión. La que por lo general, provoca que la primera imagen que nos imaginemos sea la de un cuadrado, antes que un rombo u otras formas posibles.

El logo de las Olimpiadas es una muestra de cómo se cumple la Ley de Pragnanz.

Otro ejemplo es el del logo de las olimpiadas. Este tiende a ser mucho más reconocido como un set de cinco círculos que se sobreponen, que a ser visto como una colección desorganizada de líneas curvas.

¿Cuándo usamos esta ley?

La ley de Präganz nos sirve para tener presente que siempre la sencillez y la simplicidad deben estar por sobre la complejidad y la ambigüedad, puesto que es una cualidad humana la simplificación de los estímulos.

En este sentido, al momento de diseñar se debe considerar la utilización de la menor cantidad de elementos para definir o delimitar una estructura u organización. Esto dará como resultado figuras o conjuntos de elementos totales, que son mucho más fáciles de percibir. Al contrario, los conjuntos con mayor cantidad de detalles, serán más complejos de entender y asociar a conceptos simples.

Aquellos diseños que complejizan y se llenan de elementos, serán más difíciles de identificar, reconocer y eventualmente recordar. Mientras que aquellos diseños más simples, con menos estímulos o donde estos están organizados en una totalidad, estructura o patrón, serán más fáciles de reconocer y recordar.

Como hemos visto, las denominadas leyes de UX están interconectadas y operan en conjunto. En este sentido podemos vincular la ley de Hick con la de Prägnanz, rescatando la importancia de mantener diseños sencillos y fáciles de comprender por nuestros usuarios.

 

La Ley de Hick-Hyman

 

Fuentes:
Psicología de la Gestalt – Wikipedia
Ley de Prägnanz – Aunitz Giménez
Las leyes de UX con casos prácticos – Carlos Beneyto
Las Leyes de UX – Eniun

 

Siempre me ha interesado comprender el comportamiento de los consumidores y desde la Psicología Social y la investigación he tenido la posibilidad de aproximarme a este dinámico y cautivador fenómeno. He tenido la suerte de trabajar en estudios de mercado, consultorías y diagnóstico de experiencia de clientes, lo que me ha permitido acercarme al cliente, a su contexto y sus múltiples formas de vincularse con el mundo.

Comentarios