Leyes de UX: Ley de Hick-Hyman - Blog IDA Chile | Estrategia para el éxito de tu negocio
User Research

Leyes de UX: Ley de Hick-Hyman

Con esta serie de artículos buscamos orientar a diseñadores y profesionales relacionados al UX, dando una mirada a las denominadas “leyes de UX” que son los principios o máximas más importantes al momento de diseñar.

LeyesUX_LeyHickHyman

Las denominadas leyes de UX se basan en teorías y principios provenientes de diferentes campos y disciplinas; como la psicología, las comunicaciones o las matemáticas, que nos permiten aproximarnos a cómo las personas percibimos y comprendemos el mundo y los múltiples estímulos que nos rodean.

¿Cuáles son los orígenes de la Ley de Hick?

Es una teoría creada por los psicólogos William Hick y Ray Hyman en 1952, cuando por medio de una serie de investigaciones y experimentos lograron demostrar que existe una relación entre el número de estímulos presentes y el tiempo logarítmico que un individuo demora en reaccionar a un estímulo en particular.

Gondola de supermercado representa el caos de la Ley HickHyman.

La Ley de Hick está basada a en la teoría de la información de Claude Shannon de los años 40, de la cual considera específicamente los elementos propios del proceso de información y particularmente el principio de entropía. Que en términos simples, podemos entender como la aleatoriedad de la información o la tendencia al caos, que dispone un sistema en particular. 

Otra de las fuentes de esta ley fue la investigación realizada por Donders en 1868, que estableció una relación directa entre tener múltiples estímulos y el aumento de tiempo de respuesta. 

Ley de Hick

Esta ley, surgió por medio de procesos experimentales, en los que se midieron los tiempos de respuesta de un sujeto. Con estos, se comprobó que al someter a un individuo a un gran número de estímulos u opciones, más tiempo demora en interpretar sus posibilidades y, por lo tanto, demora más en tomar una decisión.

Este ejercicio de procesamiento de información, permite predecir los tiempos de reacción mediante una fórmula matemática que establece dos constantes determinadas. Una es que el usuario realice una búsqueda, poseyendo ya una representación mental sintáctica de lo que necesita. Y la otra, que las opciones de búsqueda estén ordenadas en conjuntos comprensibles por el usuario; por ejemplo, en caso de ser textos, que éstos se encuentren ordenados alfabéticamente.

En este sentido, es clave entender que el tiempo empleado en la selección del estímulo seguirá una distribución logarítmica, no lineal, gracias a que el usuario es capaz de subdividir y categorizar el conjunto de opciones disponibles.

Gráfico Ley de HickHyman que ejemplifica lo que aborda esta ley.

Errores frecuentes en la interpretación de la Ley de Hick:

– Existe una simplificación excesiva acerca de este principio, que hace referencia al clásico refrán popular “menos es más”; cuando en realidad lo que buscamos por medio de este principio es explicar que el orden y categorización de la información reducen la curva de aprendizaje y facilitan la selección de estímulos.

– Otro error frecuente en la utilización de esta ley es que si la búsqueda realizada es de orden semántica, el tiempo empleado será lineal y no tendrá relevancia el nivel de complejidad de los estímulos, imposibilitando la predicción del tiempo empleado para la tarea asignada. 

¿Cuándo usamos esta ley?

La Ley de Hick es ampliamente considerada al momento de diseñar interfaces destinadas a la elección de un estímulo específico entre varias opciones, como un resultado de búsqueda. Puesto que nos vemos en la obligación de considerar que nuestros usuarios interpretan y analizan los estímulos antes de tomar una decisión que involucre un cambio de interfaz. 

Un ejemplo común son los menús de opciones en un sitio web. Sabemos que este es un espacio donde nuestro usuario debe tomar una decisión; y que ante ello, una sobre-estimulación perjudicará su proceso.   

Algunas estrategias de diseño UX en las que vemos la utilización de esta ley son:

  • Diseño de acciones donde se pre-define una acción y se destaca por sobre otras opciones. Con esto ayudamos a los usuarios a identificar cual es la opción que deben seguir. Y también, hacemos más fluida su interacción.
  • En el comercio online vemos ejemplos de productos recomendados o la reducción de opciones por medio de filtros de búsqueda de productos. Estos también cumplen con la intención de simplificar las opciones de búsqueda.
  • Cuando se diseña la interacción con tareas altamente complejas, se busca reducir esta dificultad por medio de su subdivisión en pequeños pasos. Como por ejemplo, cuando tenemos que inscribirnos para comprar online y agregar información personal, bancaria y de despacho. 

Ejemplo de formulario adaptativo.Aliexpress en versión mobile, muestra los filtros de la ley de Hick-Hyman.

Como hemos visto, el diseño UX debe responder a las capacidades de comprensión de nuestros usuarios. Y debe apoyar estos procesos por medio de configuraciones suficientemente sencillas de comprender, que respondan a representaciones o conjuntos temáticos ya aprendidos y fáciles de reconocer.
Siempre me ha interesado comprender el comportamiento de los consumidores y desde la Psicología Social y la investigación he tenido la posibilidad de aproximarme a este dinámico y cautivador fenómeno. He tenido la suerte de trabajar en estudios de mercado, consultorías y diagnóstico de experiencia de clientes, lo que me ha permitido acercarme al cliente, a su contexto y sus múltiples formas de vincularse con el mundo.

Comentarios