UX Research

Metodología vs herramientas: ¿Qué es más relevante en la investigación de usuarios?

Estrategia digital 5 min. de lectura

Las herramientas tecnológicas y plataformas para realizar investigación cada vez han ganado mayor cantidad de usuarios y adeptos, se especializan cada vez más y logran estándares de calidad que hace pocos años no eran imaginables, sin embargo, no hacen el trabajo por sí solas.

Iconografía que hace referencia a las metodologías y herramientas usadas en una investigación de usuarios.

La investigación de experiencia de usuarios es un amplio campo de estudio. En este se abarca desde el cuestionario más simple hasta el más complejo procedimiento experimental. La información a levantar puede ser determinante en nuestras decisiones comerciales, de diseño o de marketing, tratándose de un simple promedio o generando una profunda teoría del comportamiento.

Es en este vasto campo disciplinar en el que tenemos que movernos, es la tecnología -en la medida de que los conocimientos y capacidades lo han dispuesto- quien ha sido capaz de acompañarnos para hacer cada vez más fácil los muchos procesos que pueden ser infinitamente engorrosos y que en la práctica, se constituyen como barreras para las investigaciones.

Esta amplitud de campo, viene acompañada de otra cada vez mayor de herramientas a utilizar, las cuales, cómo cualquier herramienta, debemos aprender a utilizar. 

El proceso es lo valioso, independientemente de la herramienta

La discusión acerca de “qué es” un método o una metodología recorre milenios y atraviesa todas las posturas filosóficas. Sin embargo, podemos decir que una metodología se entiende como un conjunto de procedimientos que permiten alcanzar uno o varios objetivos.

En este sentido, cuando enarbolamos una bandera metodológica, como por ejemplo la del Diseño centrado en las personas, es porque hemos decidido conscientemente utilizar una serie de procedimientos específicos que comprobadamente nos llevarán a encontrar o generar resultados específicos. 

Este mismo proceso es el que debemos realizar cuando investigamos en torno a la experiencia de usuario. 

Para ello debemos considerar una serie de aspectos que tienden a ser ampliamente acogidos por la industria y que tienen como base común, la generación de conocimiento científico, como por ejemplo:

  • Definición de un problema de investigación
  • Definición de objetivos
  • Creación de hipótesis de trabajo
  • Verificación o contrastación de hipótesis
  • Obtención de resultados
  • Divulgación de la información obtenida

La utilización de un método no es un capricho, es una intención por generar conocimiento basado en evidencias. Debemos considerarlo como un proceso formal que pueda ser fácilmente explicado y replicado, no como un truco de quien saca un insight del sombrero de mago y no tiene como justificarlo.

La elección de la herramientas de investigación

Cuando elegimos un método desde el cual aproximarnos a nuestras investigaciones de usuarios, disponemos de una gran cantidad de herramientas a las cuales echar mano. Sin embargo, no todas son adecuadas de utilizar en cualquier momento.   

Desde el área de Research de {ida nos gusta hablar de la “caja de herramientas” como una metáfora del conjunto de técnicas e instrumentos de los que disponemos para la realización de investigación.  Así como un especialista elige bien la herramienta con que trabajará, nosotros nos preocupamos de elegir el instrumento adecuado al momento de hacer investigación.

Un ejemplo cotidiano son los cambios que nos ha obligado a hacer el contexto pandémico. Esta no ha privado de la utilización de herramientas clásicas asociados a la presencialidad; y al mismo tiempo, nos ha hecho adoptar herramientas y plataformas que nos permitan aproximarnos al objeto de estudio desde la seguridad de lo remoto.

El riesgo de cegarnos por las herramientas

Muchas veces las herramientas por sí solas nos entregan información, gráficos y números que nos impresionan. Están diseñadas para eso y son de gran utilidad en muchas ocasiones. Si ocupamos bien una herramienta tecnológica, probablemente estaremos generando buenos y útiles resultados. 

Pese al desarrollo que estas nos presentan, las herramientas presentan un riesgo. Muchas veces las herramientas nos pueden dar la sensación de estar haciendo una gran investigación, obteniendo buenos resultados, generando gráficos impresionantes o datos coloridos; aunque finalmente, no están realmente generando valor, e incluso podemos estar equivocándonos rotundamente.

En {ida somos conscientes de esto e invertimos horas en especializarnos. De esta forma, nos dedicamos a conocer las tecnologías y herramientas disponibles para hacer investigación. Tenemos expertos que son capaces de identificar cuándo debemos usarlas y cómo debemos usarlas para generar valor en el proceso investigativo.

Aprender a usar las herramientas en tu beneficio y el de tu organización es una forma responsable de hacer investigación, y no solo usarlas porque son la más modernas o las con más publicidad, ya que la mala utilización de ellas no te asegura los mejores resultados y pone en riesgo los procesos de diseño de experiencias. 

Acerca del Autor

Juan Benítez - UX Researcher

Siempre me ha interesado comprender el comportamiento de los consumidores y desde la Psicología Social y la investigación he tenido la posibilidad de aproximarme a este dinámico y cautivador fenómeno. He tenido la suerte de trabajar en estudios de mercado, consultorías y diagnóstico de experiencia de clientes, lo que me ha permitido acercarme al cliente, a su contexto y sus múltiples formas de vincularse con el mundo.

Agregar un comentario