UX Content

Las barreras en el uso de metáforas, lenguaje y localización dentro de la UX

Estrategia digital 6 min. de lectura

Para quienes diseñamos experiencias de usuario, existen ciertas recomendaciones y técnicas que prometen simplificar nuestra tarea. Sin embargo, tomar caminos sin cuestionarlos puede llevarnos a resultados no deseados si no tenemos en cuenta los contextos culturales, sociales e idiomáticos de nuestros usuarios.

Cabeza de persona con dos símbolos que hacen referencia a la acción de "cancelar".

El uso de las metáforas ha tenido desde antaño diversos usos en distintos contextos de nuestras vidas. Sin embargo, ha sido de especial importancia para el avance de la tecnología y para quienes estamos inmersos en la labor de diseñar las experiencias que se viven en torno a ellas. 

Las metáforas, entendidas según lo definido por la RAE, son la “aplicación de una palabra o de una expresión a un objeto o a un concepto, al cual no denota literalmente, con el fin de sugerir una comparación y facilitar su comprensión.” 

Desde la idea de “navegar” por Internet, tal como si se tratara de un mar de información; de cómo los “virus” infectan nuestros computadores; pasando por la implementación de la rueda en el iPod, implementación que nos permitió abordar largas listas de canciones; la incorporación de un teclado en los dispositivos Blackberry; e incluso el famoso “Escritorio” de Windows, con una de las metáforas del diseño más importantes del siglo XX. Estos ejemplos nos demuestran que tuvieron -en su momento y también en la actualidad- gran cabida en cada aspecto de la tecnología y de nuestra cotidianidad. 

Metáforas y UX

Lo cierto es que, históricamente, funcionaron como catapultas de algunos de los grandes hitos de la relación entre máquinas y humanos. Además, han sido aquellas las que han dado lugar a algunas lógicas con las cuáles nos hemos acostumbrado a vivir. Sin embargo, que algo sea una regla no quiere decir que no deba ser sometido a evaluación o discusión. Esto fue lo que justamente hicieron Jakob Nielsen y Don Norman

Nielsen, tuvo una visión más razonable al reconocer las capacidades de la metáfora para facilitar el aprendizaje del usuario, aunque entendió lo perjudicial que es su uso en cuanto puede afectar el proceso creativo en la construcción de una interfaz. Su crítica giraba en torno a que son una manera restrictiva de pensar. De hecho, plantea que delimita la creatividad de los diseñadores y como luego los usuarios interactúan con los diseños. 

Por su parte, Norman, indica en “The Invisible Computer” que la metáfora nunca ha intentado ser lo mismo que la cosa representada, sino que intenta alejarse de la forma para transmitir el sentido intrínseco de ellas. En ese sentido, Norman desconoce las posibilidades de adaptación que posee el usuario al entender las metáforas no necesariamente de manera literal, limitando su experiencia. 

Las barreras de las metáforas y uso del lenguaje

En el libro “User Friendly: How the Hidden Rules of Design are Changing the way we Live, Work and Play” Cliff Kuang y Robert Fabricant narran la situación que vive un pequeño pueblo en la India que se vio enfrentado, por primera vez, al uso de dispositivos celulares. 

Si bien la historia cuenta cómo gracias a diversas convenciones en torno a dialecto y costumbre una gran porción de ellos logró entenderlos y ayudarse entre ellos, lo cierto es que las culturas occidentales y clases privilegiadas tendemos a creer que aquellas tecnologías y usos que han transformado nuestras vidas, pueden hacer lo mismo por absolutamente todos en el mundo. 

Lo anterior, hace que nos encontremos con una primera dificultad: la alfabetización digital y del lenguaje. En ese sentido, las metáforas pueden ser de gran ayuda, pero si vamos más allá, la conversación para el UX Content deriva en temas relacionados al lenguaje, el contenido y la localización en la UX

Estamos de acuerdo en que no existe tal cosa como el español neutro. Por lo que, las conocidas metáforas o dichos, pueden variar de país a país e incluso dentro de éstos mismos dependiendo de la región. Ciertos modismos, palabras, y demases complejizan la ecuación para roles como el UX Writing. 

El cuidado, debe estar entonces ahí. Cada vez que usemos o escribamos, debemos considerar que “cancelar” para una porción de los hispanohablantes querrá indicar el pago en un proceso de compra, mientras que para otros indicará salir del flujo de navegación en el que se encuentra. 

Consideraciones en su uso

Todo lo anterior nos hace pensar más en las barreras culturales, sociales e idiomáticas, y el hecho de que si bien la metáfora no es tan universal como se quisiera, lo más sabio siempre será asegurarnos que el uso de éstas y los contextos en los que comuniquemos, no violen lo que resulta más natural para las experiencias de los usuarios. 

Es cierto que la utilización de metáforas es útil al momento de aprovechar caminos cerebrales o conductas aprendidas para instalar ideas que queremos comunicar simplificando nuestra tarea. Aunque, dependiendo de donde nos encontremos, es probable que nos topemos con más de una dificultad al aplicarlo de manera correcta. 

Finalmente, y teniendo en cuenta los fundamentos sobre los cuáles se cimenta la experiencia de usuario, las certezas estarán siempre en nuestros usuarios ¿Qué es lo que finalmente más les acomoda a quienes lo usarán y leerán? La lógica acá es que ningún humano crea un nuevo lenguaje para sí mismo, al menos no si se trata de uno inteligente.  

Acerca del Autor

Claire Aseelot - UX Writer

Generar una mejor experiencia de usuario es el mayor gesto de empatía que puedo hacer desde mi profesión. Creo que el único momento en que la comunicación cumple su finalidad es cuando está hecha para todos y puede ser aprovechada por las personas al máximo en una realidad en la que las pantallas se han vuelto parte de nuestro cotidiano. Mi desafío como periodista es diseñar contenidos que entiendan lo anterior y lo reflejen en un trabajo pulcro, accesible y amable para las personas.

Agregar un comentario

Pilar Rius H.

hace 3 semanas

De la palabra CANCELAR, me parecen muy bien las dos acepciones que manejas, pero me gustaría agregar una más, también se puede referir a dar por terminado un proceso o relación completa, no solo el flujo de navegación; Ejemplo: Voy a CANCELAR mi cuenta. Voy a CANCELAR mis citas.
Gran trabajo, saludos.

Responder