Desinformación

Cómo enfrentó México la desinformación electoral en redes sociales

Hace unos días se realizaron las elecciones presidenciales de México. Al igual que para las últimas campañas norteamericanas, las redes sociales jugaron un papel decisivo.

Ilustración sobre cómo enfrentó México la desinformación electoral en redes sociales

El equipo de Trump no es el único que ha aprovechado las redes sociales con fines políticos. Durante las más recientes elecciones norteamericanas se habló de intervencionismo ruso, bots fascistas y explotación del big data.

El escenario fue similar para las elecciones de Kenya del año pasado y durante estas semanas la cobertura de los comicios mexicanos ha estado tan pendiente de las urnas como de Twitter.

A continuación indagaremos en la complicada historia de México con la desinformación. Además, abordaremos cómo ha enfrentado el país azteca los problemas electorales del mundo digital.

México en redes sociales

Hay cerca de 90 millones de personas conectadas a internet en el país. Acorde a Statista, México es el país de habla hispana que más ocupa Twitter. Esto se suma a que, para abril del 2018, son el quinto país con más usuarios en Facebook.

En cuanto a cantidad de usuarios en Instagram, México se ubica en el décimo lugar a nivel mundial. YouTube es quizás la red que más brilla en el país. Es segunda solo a Whatsapp y supera incluso a Facebook.

Enjambres de desinformación

En diciembre del 2017, Reply All reportó acerca de las redes de cuentas falsas en Twitter dedicadas a generar desinformación en la comunidad mexicana.

Estas habrían nacido luego de las dos elecciones consecutivas que perdió el PRI los años 2000 y 2006. En total, 12 años fuera del poder. Previo a las elecciones del 2012, el partido decide apuntar a un nuevo frente: las redes sociales.

Así empiezan a aparecer ofertas de trabajo para jóvenes que supieran usar Twitter. Estos, según informó el medio, recibian una serie de cuentas falsas para incentivar a votar por el entonces candidato, Enrique Peña Nieto.

Con el regreso a la presidencia del PRI, las cuentas no dejaron de funcionar. A lo largo del mandato, estas se dedicaron a redirigir los trending topics nacionales hacia temáticas inofensivas para el presidente. Ruido blanco digital.

Bots en las elecciones

Según informó SinEmbargo, para abril de este año había ocho millones de cuentas falsas operando en México.

El medio además identifica a algunas de estas como cuentas compuestas de retuits, con pocos seguidores y que tuitean en su mayoría temas de corte político. Otro factor delator son los más de ocho dígitos en sus nombres de usuario.

Estas cuentas posicionaron, entre otros tópicos, el hashtag #ViolentosComoAMLO. La etiqueta hace referencia al candidato Andrés Manuel López Obrador. Esta no sería la última vez que sería atacado por estas cuentas, pero el ruido no le impidió ser electo.

Ejercicios de defensa

El Global Investigative Journalism Network destacó la actividad de 90 medios que trabajaron de forma coordinada para combatir la desinformación. Estos crearon la iniciativa “Verificado 2018”. Esta abarcó desde medios como Gatopardo hasta aplicaciones como Slack.

GIJN explica que cada uno de estos tomó roles particulares. Por ejemplo, Animal Político y El Sabueso se encargaron de verificar datos para el resto de los medios. Otros, como AJ+ Español, se dedicaron a difundir la información utilizando sus propios formatos.

El sistema utilizó el programa open-source Meedan’s Check para la verificación de datos. Esto permitió sistematizar el proceso que convocó a una gran porción de la prensa mexicana.

Durante este semestre se realizarán las elecciones presidenciales de Brasil y las elecciones de mitad de periodo de Estados Unidos. El desafío, al igual que en las elecciones mexicanas, será luchar contra la desinformación que invade la web.

Logo IDA
Investigamos las tendencias en proyectos y estrategias digitales para complementarlas con nuestra experiencia en artículos informativos. Nuestro objetivo es aportar al desarrollo del área, discutiendo la efectividad de las tecnologías y técnicas aplicadas.

Comentarios