Brand Driven Storytelling

Cómo pasar del marketing de contenidos a historias generadas por los usuarios

Esta estrategia de marketing propone dejar de vender productos y empezar a compartir experiencias. En la era de las redes sociales se vuelve muy atractiva, pero ¿cómo es posible aplicarla? Te explicamos a continuación.

Ilustración para artículo sobre cómo pasar del marketing de contenidos a historias generadas por los usuarios

El marketing tradicional ha tenido que adaptarse a la era digital, dejando obsoleta la relación Emisor – Receptor. Hoy los consumidores son cada vez más protagonistas en el proceso de adquirir un producto o servicio, por lo que la publicidad debe adaptarse a las nuevas dinámicas.

Es así como la idea de “vender” se va reemplazando cada vez más con “compartir experiencias”, y eso es precisamente lo que busca el Brand Driven Storytelling.

En éste, las historias de los consumidores se convierten en recursos comerciales, donde la marca es la principal protagonista. Esta cercanía es la que hace que este tipo de inversión publicitaria tenga tan buenos resultados, ya que así crece la capacidad de conectarse con los consumidores y crear relaciones duraderas.

Por eso, la forma en que la marca se convierte en protagonista, influye en los clientes y éstos hacen suyos sus valores es el gran desafío que tenemos para lograr contar este tipo de historias.

¿Qué debemos tener claro en esta estrategia? Los amigos de Right Source Marketing lo explican:

Es una aproximación al marketing, no solo una táctica.

Más que táctica, el Brand Driven Storytelling es una estrategia que usa el contenido para alcanzar y comprometer a la audiencia que es importante para el negocio, precisamente porque sabemos que es un grupo respetado e influyente.

En esta audiencia no están solo los que compran o pagan por el servicio, sino que también incluye a los proveedores, empleados, inversores o personas que aún no son clientes. Es un compromiso de dar y luego recibir, de educar antes de vender, donde se entiende que el cliente es una persona inteligente que elegirá el producto solo si es una buena opción para él, lejos de preocuparse de cuánta publicidad le hicimos.

Incluye estrategias de contenido y de marketing coordinadas

En este tipo de estrategias pesan de igual forma el contenido y el marketing, con lo que los equipos deben llegar a acuerdos y pensar desde el punto de vista del otro para elaborar productos que cumplan los objetivos y metas del equipo completo. Solo logrando este equilibrio se logrará que tanto el contenido como el marketing asociado sean atractivos para el cliente.

Es integrada y multiplataformas

Los creadores de este tipo de contenidos deben saber que no basta con solo crear contenido atractivo, sino que también debe preocuparse de cómo contarlo en todas las plataformas posibles. Es por eso que las piezas gráficas deben funcionar tanto en la web, como en las redes sociales, pero también deben adaptarse tanto a las estrategias de publicidad pagada en internet como a los motores de búsqueda o al email marketing, además de la publicidad tradicional.

Mide tanto las métricas del marketing como las del contenido

Como ya lo dijimos, se debe mantener un equilibrio entre las estrategias de contenido y de marketing, también en cuanto a las métricas. Esto significa que si somos exitosos en cuanto a los números de nuestro contenido, también deberíamos esperar un correlato en nuestras ventas.

Por supuesto que no es necesario que sea lo más importante, pero por lo menos se debe cumplir con las metas que nos propusimos al iniciar la estrategia, la que también puede incluir beneficios no monetarios como la puesta en valor de la marca.

Siempre debe comenzar con un completo análisis y planificación

Esta regla tiene como objetivo evitar que la “suerte” sea quien tenga el control de la estrategia de marketing y del negocio. Con esto, el desarrollar una estrategia bien planeada evitará que nos distraigamos de los objetivos a conseguir.

Comprende una lista de elementos a cumplir pero también una jerarquización de ellos, con plazos y responsabilidades bien claros que también incluye generación de contenidos, optimización a distintas plataformas y su distribución, pero también reportes de impacto y análisis de los datos recabados.

Con todo, el Brand Driven Storytelling se convierte en una oportunidad para que el mismo cliente produzca nuestros contenidos y logre una relación cada vez más cercana con nuestra marca.

Logo IDA
Investigamos las tendencias en proyectos y estrategias digitales para complementarlas con nuestra experiencia en artículos informativos. Nuestro objetivo es aportar al desarrollo del área, discutiendo la efectividad de las tecnologías y técnicas aplicadas.

Comentarios