Aniversario +Mujeres en UX

Una comunidad en la que el conocimiento se comparte

En su primer año, la comunidad ha desarrollado procesos de talleres y mentorías para compartir conocimientos entre mujeres de la industria. Conversamos con las impulsoras detrás de ambas iniciativas.

Ilustración para artículo sobre talleres y mentorías más mujeres en ux

Uno de los objetivos principales de + Mujeres en UX es la generación de redes de apoyo para sus participantes. Para lograrlo, durante el 2018 desarrollaron múltiples talleres y un proceso de mentorías personalizadas. Este 30 de enero, se celebrará el primer aniversario de la agrupación, por lo que corresponde hacer un repaso de lo ocurrido en estas actividades.

Talleres

Francisca Arévalo trabaja como UX Researcher y diseño de servicios para el área de I+D de Cencosud. Partió como diseñadora editorial, para luego dar el paso al mundo digital, donde hoy se mueve con más soltura. “Al caer en ese camino, me di cuenta de que de verdad necesitaba más conocimientos de los que tenía trabajando como diseñadora digital. Me sentía trabajando en una agencia digital muy patudamente, sin haber diseñado en la vida un sitio web, y ahí empecé a aprender y a meterme en el mundo de la UX.”

Compartiendo el conocimiento

Una de las características de +Mujeres en UX, son los espacios de crecimiento y formación que están a disposición de toda la comunidad. En el caso de los Talleres, Francisca lidera el desafío de acompañar y entregar conocimientos técnicos a todas quienes estén dispuestas a aprender algo nuevo.

“Para nosotras como comunidad es muy importante entregarle herramientas a las chicas que les puedan servir para crecer en sus carreras, a través del manejo de metodologías, del aprendizaje, del aumentar sus conocimientos.”

En ese sentido, el viaje de Francisca, y de muchas otras participantes activas de esta comunidad, se inicia con la participación en una reunión para después involucrarse en acciones sencillas las que ,gracias al crecimiento del grupo, hoy son instancias valiosas para las integrantes y la industria.

“Partí ayudando en una cosa muy simple, en el registro de las asistentes. Hasta que de repente salió la oportunidad de los talleres, las chicas me llaman después de una reunión, y me dicen, “Fran te queremos ofrecer algo, ¿te quieres hacer cargo de los talleres?” Y yo no lo pensé más de 2 veces y les dije que sí.”

Aprender de las demás

+Mujeres en UX hoy se ha posicionado como un actor relevante dentro de una industria donde los hombres parecen tener la batuta y la visibilidad. Parte del impacto que ha tenido la comunidad en este primer año pasa por el espacio que significan las reuniones para muchas de las integrantes. Gracias a esto, muchas hoy saben que no están solas

“Lo que se da en +Mujeres en UX, que es esa empatía con la historia de la otra, que es escuchar a otra que te dice ‘me pasó esto y lo enfrenté así’, yo no sé si eso se da en otros espacios. Y eso ha sido creado sólo a través del dejar que las cosas fluyan. El dejar que esa energía femenina y feminista fluya en un espacio confortable, seguro. Donde puedes decir lo que de verdad crees, piensas y puedas preguntar y pedir ayuda. Nosotras estamos ahí para ayudar. Para ayudar en base a las experiencias.”

La dinámica de los talleres ha permitido que las integrantes de la comunidad compartan su conocimiento y las herramientas que poseen con el resto de las participantes. Gracias a esto, muchas han logrado tener mayor visibilidad, pero lo más importante, se han comenzado a empoderar en sus lugares de trabajo.

“Esto tiene que ver mucho con el cómo yo te entrego ciertos conocimientos para que tú te puedas parar en una reunión y hablar sobre la investigación que hiciste, los testeos que hiciste, etc. Empoderar desde el conocimiento, no sólo desde la actitud, sino de los conocimientos que tienen las chicas para realizar lo que hacen.”

El desafío de seguir aprendiendo

Ya cumplido un año desde el inicio de las reuniones de +Mujeres en UX, el desafío de la comunidad no sólo involucra aumentar el número de participantes o mejorar la dinámica de los talleres. “Evidentemente nos gustaría tener muchos más recursos, para poder hacer talleres más grandes, ir a más regiones, hacer e-class o talleres online. Ese tipo de cosas. Pero todavía estamos recién empezando llegar a ver cómo lo hacemos en el futuro, porque ya accionamos un montón de cosas, y ahora viene el camino hacia adelante.”

Mentorías

Liliana Reyes había conocido distintas comunidades solo de mujeres durante su carrera, pero nunca se afilió a alguna de estas. La primera reunión de + Mujeres en UX le hizo cambiar de parecer.

“Me pude dar cuenta de que había sido agredida, aunque tuve la suerte de que en todos los lugares en que he trabajado, siempre he tenido el respaldo de mis jefes y compañeros. Siento que he recibido tanto karma que, de alguna forma, tengo que devolverlo”, cuenta.

Esto la llevó a desarrollar el plan de mentorías, que presentó ante las interesadas como un proyecto funcional. “En base a eso co-creamos, porque no es lo mismo partir de cero que partir desde algo concreto.”

Cómo fue el proceso

El llamado a postular tuvo una recepción increíble: cerca de 60 mujeres respondieron. Luego, cada una de las 12 mentoras seleccionó personalmente a una de las postulantes. La pregunta a la que recurría Liliana era “¿Puedo ayudar a esta postulante con mi experiencia?”

“Una cosa que es clave en este proceso es que exista sintonía con la persona con la que vas a trabajar. No puedes trabajar en un proceso que tiene mucho de entrega y dedicación voluntaria con una persona con la que no te llevas bien”, explica.

Lo que siguió fue un proceso de apoyo y contención, que iba más allá de tan solo entregar herramientas del área de las mentoras. Tan solo las primeras dos sesiones fueron estructuradas de forma rígida, el resto quedó en manos de cada pareja.

De esta forma, las mentorías abarcaron tópicos tan diversos como los roles y el funcionamiento dentro de procesos Scrum o la evaluación de flujos de control de calidad. Cada mentoría se desarrolló acorde a las experiencias de cada mentora y las necesidades de cada “mentoreada.”

“El formato no es rígido, sino que busca que vayamos experimentando. Si tuviéramos un plan cerrado, no habría espacio para una mejora contínua.”

Desafíos para el segundo año

Los desafíos que trae un segundo año de mentorías van más allá de lo técnico. Si bien está contemplada una mejora al sistema de postulación y otros factores pequeños, también hay cuestiones más estructurales que abordar.

Para estructurar de mejor manera el proceso, se desarrolló un documento guía para la mentora. Además, se plantea sistematizar y calendarizar las sesiones de mentoras, las que permiten realizar un seguimiento en conjunto el proceso.

La incorporación de nuevas mentoras también está presente. “El desafío que estamos enfrentando es cómo hacer este llamado sin afectar la calidad del proceso”, nos explica Liliana.

En cuanto a un acompañamiento remoto, la comunidad ya ha experimentado con este formato. Con el indicio de que es posible realizar un programa alternativo, no se descarta la posibilidad de expandir las mentorías a fuera de la capital.

Conocimiento que se expande

“Sentí que podía aprovechar de manera positiva la cantidad de mujeres increíbles que he ido conociendo a lo largo de mi vida profesional. Pensé “Yo conozco a gente bacán, ¿cómo puedo juntar a esta gente bacán con mujeres que necesitan apoyo?”

Con orgullo, Liliana nos cuenta que varias de las participantes han aprovechado los conocimientos adquiridos para seguir desarrollándose profesionalmente, cambiando de trabajo, adquiriendo jefaturas o ganando becas.

Pero el proceso fue igual de gratificante para las mentoras. “Aunque sea mucha pega, la retribución que se recibe te llena tanto el corazón, que hace que te recargues de energía constantemente.”

Logo IDA
Investigamos las tendencias en proyectos y estrategias digitales para complementarlas con nuestra experiencia en artículos informativos. Nuestro objetivo es aportar al desarrollo del área, discutiendo la efectividad de las tecnologías y técnicas aplicadas.

Comentarios