¿Qué nos convierte en diseñador IxD? - Blog IDA Chile | Estrategia para el éxito de tu negocio
Especialización UX

¿Qué nos convierte en diseñador IxD?

En las disciplinas UX es muy fácil dudar de nuestro rol y expertise. ¿Qué tanto sabemos de este tema? ¿Mi experiencia es suficiente? Reconocer nuestras habilidades en la materia, requiere considerar el contexto, nuestra experiencia y motivaciones. Te ayudamos a identificar si eres un diseñador de interacción.

Max Martin nos ayuda a identificarnos y reconocer el camino de un diseñador IxD.

Casi sin darme cuenta este año cumpliré 20 años dedicado profesionalmente al Diseño de Interacción – IxD. Pero es solo en el último lustro que el “Diseño Digital” es asociado a esa etiqueta. 

Partí como Diseñador gráfico diseñando interfaces, pero pronto descubrí el Diseño Front y mi pasión fue el código semántico (HTML y CSS). Al salir las WCAG 2.0 me especialicé en un curso de Accesibilidad. Más adelante, gestioné y coordiné equipos humanos creando procesos, metodologías, optimizando lo que se me cruzara, etc. Ciertamente nunca he dejado de dedicarme a la arquitectura de información, mapas de contenidos, wireframes, investigación, estudio de usuarios, estrategias digitales y diseño de experiencias. 

¿Por qué hago público mi devenir profesional? Porque todo esto me permite tener una amplia perspectiva para compartir mi opinión y hablar sobre lo que es ser hoy IxD Diseñador de Interacción

Dicho esto abordo algunas premisas que pueden aportar y ayudar a aclarar, tanto para no diseñadores, como diseñadores, pero por sobre todo, para los diseñadores de interacción; qué es lo que nos transforma en un IxD.

El diseño debe ser útil y no tiene que ver con gustos

El diseño debe ser por sobre todo útil. De hecho hace poco me dijo una amiga artista “Ustedes los diseñadores le buscan la utilidad a todo”. Y así debe ser.

En digital decimos que debe ser usable. Lo que implica cumplir un propósito concreto o varios específicos. La belleza del diseño, como obra, radica en ser invisible, para bien del mensaje y su uso. 

Si esperamos que el diseño esplenda por su atractivo visual, estamos mal enfocados. En cambio, si el diseño de una interacción se realiza de forma fluida, exitosa y ajena a su belleza visual, hemos logrado el principal propósito. Sea esta la acción que fuere como informar, contactar, confirmar, vender, descargar, enviar, compartir, etc.

El diseño no debe ser “artístico” como fin. Aunque al ser útil si puede convertirse en arte por el hecho de hacer bien lo que le corresponde. Su ley motiv es comunicar. Es estar al servicio del mensaje para poner los acentos, jerarquías y focos en lo necesario para entregar de forma efectiva el mensaje. Busca comunicar sutil y estratégicamente pero de forma certera y sin lugar dudas.

Sin contenido el diseño es o está vacío

Por lo dicho arriba, como diseñador, si no tengo “qué” decir no podré definir el “cómo” y sin estas condiciones se hace imposible estructurar un discurso sólido y coherente. A la vez puede ser evaluado con una escala de valores subjetivos entrando en el ámbito de los gustos. Lo que debemos evitar a toda costa.

Es por esto que el acto de diseñar, se debe a su contenido y debe ser estructurado en torno a este. Sin él no tiene razón de ser, carece de sustancia, no tendría un motivo de ser un objeto de estudio y comprensión al que volcarse para que, diseño de experiencia mediante, acerquemos el contenido a la gente. Al usuario.

Diseño lo más usable posible y siempre accesible

Más allá del Diseño Centrado en las Personas – DCU, más allá de la Experiencia de Usuarios – UX, más allá de la Interfaz de Usuarios – UI y más allá del cumplimiento de estándares, a mi parecer, el diseño debe ser accesible. Entendiendo la accesibilidad como la responsabilidad de cumplir un derecho, el derecho a ser informado. No es un privilegio que se deba compartir.  “Socialmente responsable” Usable v/s accesible.

Resumiendo:
  • El diseño es por sobre todo útil.
  • El diseño se debe a su contenido. Es, por sobre todo, el mensaje.
  • El diseño debe ser usable y sobre todo accesible.

Mi conclusión, personal e intransferible [risas] y lejos de querer ser absolutista, es que actualmente se llega a ser IxD principalmente por la experiencia. Es una disciplina que estamos creando. No obstante se puede llegar a esta por dos caminos relativamente similares. 

  • Desde una profesión relacionada con el diseño como: Diseño gráfico, Periodismo, Pedagogía en lenguaje, Psicología, Bibliotecología, etc.
  • Desde la especialización o curso formal, como postgrados y talleres. La cual ha presentado una oferta académica que crece año a año. No debemos olvidar, que hace más de 10 años, tomar un cursos de especialización formal en UX no era posible, ya que la disciplina no existía en la academia.

Ambas nos sitúan en el mismo punto de partida. La ejecución de nuestros conocimientos es la que nos permitirá adquirir experiencias que nos faciliten experimentar el diseño de interacción en particular y  evolucionar la industria UX en general.

Todo esto dependerá del compromiso dentro de la trayectoria de cada uno, y el realce que le demos a transformar la realidad a través del diseño de interacción.

Director de Negocios
Valoro al diseño de experiencia como eje fundamental para el éxito de cualquier estrategia digital. En 14 años he trabajado en diseño, código, AI, usabilidad, accesibilidad y gestión, lo que me entrega una perspectiva global para liderar proyectos y crear equipos de elite como el logrado en IDA.

Comentarios

Manuel Osorio Solano

hace 5 dias

Hola, Maximiliano.
Excelente reflexión.

Ahora me queda la pregunta, para muchos que ejercen la disciplina y otros que están entrando en ella, ¿existe entonces una diferencia entre un UX Designer y un Interaction Designer (IxD)?

Agradecería ese aspecto se pueda aclarar y así ayudar a muchos con el buen uso de los diferentes roles que existen en nuestro quehacer.

Muchas gracias.
Saludos desde Medellín, Colombia.

Valeska Díaz

hace 5 dias

Interesante… yo solo interactúo desde el otro lado… no se nada de diseño de interacción, pero entretenido aprender algo nuevo.