Investigación etnográfica: ¿Cómo se aplica a la experiencia de usuario?
UX Research

Investigación etnográfica: ¿Cómo se aplica a la experiencia de usuario?

Conocer mejor a las personas detrás de nuestros servicios o productos es crucial para asegurar una experiencia de usuario exitosa. Aquí te contamos cómo obtener esta valiosa información a través de la investigación etnográfica.

Investigación etnográfica

Durante el desarrollo de un producto o servicio digital, debemos tener siempre en consideración a los usuarios y usuarias. Como sabemos, estos resultados nos permiten comprender mejor las necesidades, dolores y expectativas existentes en nuestros futuros usuarios. Es por esto que metodologías como la investigación etnográfica son claves en etapas previas al diseño.

Dentro del UX Research existen diferentes técnicas para acercarnos a ese conocimiento. Como ya mencionamos, una de ellas es la investigación etnográfica, la cual será el objeto de análisis de este artículo.

¿Qué es la etnografía?

Según Anthony Giddens, la etnografía es el estudio de personas o grupos durante un tiempo determinado. Es un método de estudio proveniente de la antropología, y su campo de estudio tradicional son las etnias, sociedades y culturas. Utiliza la observación o entrevistas como principales herramientas para conocer el comportamiento social de los participantes. Se considera uno de los más relevantes al momento de realizar una investigación donde se desea obtener información cualitativa.

Gracias a sus herramientas de investigación, se puede llegar a conocer el día a día de un grupo social, desenmarañando los códigos culturales y prácticas que rodean a una marca o a un producto específico. Esto lo podemos hacer a través de la comparación entre datos cuantitativos (métricas) y los cualitativos que nos entrega la etnografía. Pero, ¿cuál es su rol en el diseño de experiencias de usuario?

Etnografía en la experiencia de usuario

Como ya adelantamos, este tipo de investigación nos permite conocer a los usuarios y usuarias en su entorno social, cultural y demográfico. Con ella, podemos recolectar información que será esencial para abordar el inicio de cualquier proyecto.

Si bien existen muchas otras técnicas destacadas para realizar este proceso investigativo, la etnografía tiene la particularidad de permitirnos entrar en la cotidianidad de nuestros futuros usuarios y usuarias. De esta manera, podemos investigar y conocer los hábitos básicos y comportamientos que más tarde repercutirán en el uso del producto o servicio digital que diseñemos.

A continuación, definiremos brevemente en qué consisten algunas de las metodologías utilizadas en la investigación etnográfica:

Notas de campo

Son observaciones puntuales y descriptivas, recogidas de forma inmediata “en terreno”. Se trata de apuntes tomados en el momento de la actuación, con el fin de ayudar o reforzar lo visto o vivido, para posteriormente realizar un trabajo más detallado en informes.

Registros permanentes 

Un registro permanente es la captura de información en un soporte de almacenamiento, de manera que permanezcan en el tiempo y no solo en la memoria del observador. Por esta razón siempre es aconsejable grabar las entrevistas. Audio, fotografía, videos, etc. son algunos formatos que vale la pena considerar. Además, siempre es recomendable complementarlas con las notas de campo.

Las entrevistas

Son quizás la técnica más popular utilizada dentro de la investigación de usuarios. Esto no es al azar, ya que se trata de una de las técnicas que mejor ayuda a conocerlos y entender cuáles son sus necesidades, deseos, motivaciones y dolores respecto a un servicio o producto digital.

Cuestionarios

Consiste en un grupo de preguntas pensadas con anterioridad. Se realizan con el objetivo de recopilar información de una situación en específico que necesitamos conocer con mayor grado de detalle y profundidad.

Las preguntas en estos cuestionarios pueden ser abiertas (ricas en detalle), cerradas (se puede perder información valiosa), semi abiertas (el tratamiento a las preguntas puede ser más complejo), o de tipo evaluación (1 al 10 por ejemplo). En general, deben ser sencillas y concretas, bien estructuradas y secuenciadas.

Observación del participante

Según “Taylor y Bogdan” es la que involucra la interacción social entre el investigador y los informantes durante el proceso de recolección de datos.

Como investigadores, es muy importante tener planificada la observación que se quiere realizar. Por ejemplo, es recomendable considerar las siguientes preguntas: ¿Qué se quiere investigar?, ¿En qué lugar y cómo se haría la observación?, ¿De qué forma se registrará? y ¿Cómo la analizaremos?. 

También es crucial definir dos aspectos claves: debemos conocer el lenguaje del grupo que se investigará y la forma en la que se registrará la observación. De esta manera podremos obtener información relevante sobre “lo que quieren y cómo lo quieren”, además de cómo podemos satisfacer estas demandas y cuáles son sus dolores, frustraciones y sugerencias. 

Pero antes de aplicar todas estas técnicas antes mencionadas es muy importante que nosotros como Diseñadores UX realicemos una planificación y análisis previo. Debemos realizarnos una serie de preguntas con nuestro equipo con el fin de que sus respuestas nos ayuden a obtener información sobre el contexto social y cultural que investigaremos. De esta forma, podremos empatizar de mejor manera con nuestros usuarios sobre sus necesidades y expectativas. 

 

Jorge Soto - Diseñador UX
Comencé a trabajar ligado al diseño digital en 2014, especializándome en Dirección de Arte y la gestión de proyectos con equipos multidisciplinarios. Cuento con experiencia en la generación de contenido y estrategias para Redes Sociales y blogs de experiencias.

Comentarios