Experiencia de usuario

Conoce el método cualitativo y cuantitativo en un test de usabilidad

Los estudios de usabilidad son necesarios para desarrollar productos centrados en las personas y sus requerimientos. En el siguiente artículo hablaremos sobre las metodologías para analizar sus resultados.

El test de usabilidad es una oportunidad para probar la interacción que tiene el usuario final con una plataforma. Es un proceso para conocer la experiencia del usuario que hay sobre un producto y asegurar el éxito del mismo.

Al realizar un testeo del prototipo obtendremos información del diseño, la navegabilidad y los contenidos. Esto se recopila al medir el desempeño en una tarea, el tiempo que tomó realizar dicha acción, los errores del usuario y la satisfacción del mismo al finalizar el test.

La forma en que se plantea la ejecución un test debe ser pensada desde el método. Esto afecta desde cuantos usuarios contactaremos y cómo será el análisis que aplicaremos a estos datos. Ambos métodos son distintos desde el aspecto de resultados obtenidos, el porcentaje de cumplimiento y su graficación.

Método cualitativo

Dentro de sus prioridades está la de observar el comportamiento del usuario, su flujo por la maqueta y las respuestas que da a las preguntas contextuales. También entrega los insights: detalles que pasamos por alto.

Estas observaciones son arrojadas por una muestra pequeña de usuario. Nielsen Norman recomienda cinco usuarios y con ellos se localizan alrededor del 80% de los errores de usabilidad presentes en un prototipo.

En IDA contactamos ocho usuarios, ya que nos acercamos al 90 – 95% de errores de usabilidad detectados.

Es así como el foco de los estudios cualitativos están en los tópicos detectados y no en las veces que estos se repiten. En esta etapa se suele ver que causó inconformidad y luego, se hace un catastro y evaluación; según la etapa del proyecto, las acciones futuras y los costos asociados a los ajustes detectados.

En definitiva, el análisis en esta etapa es una compilación de insights que responden al porqué del comportamiento, la comprensión de estas acciones y las futuras soluciones.

Curva de error por Jakob Nielsen (Junio, 2006)

Método cuantitativo

Este nos da respuestas numéricas a las tareas testeadas en una prueba de usabilidad. Responde a preguntas como: ¿Cuántos usuarios lograron finalizar el requerimiento? ¿Cuál es el tiempo final para cada objetivo? y ¿Cuál es la tasa de error de las tareas?

Además, se debe elegir una muestra representativa del universo y que sea proporcional para el estudio que se desee realizar. De lo contrario, los resultados serán engañosos y no darán líneas claras para los futuros cambios y ajustes. El número recomendado de persona testeadas debe ser superior a 30, que estén dentro del perfil de los arquetipos del proyecto. Con ellas se descubren errores de usabilidad por sobre el 90%.

Tener un número entrega confianza y respaldo a tu estudio. Sin embargo, no se puede olvidar que esta metodología se enfocan en saber qué está haciendo un usuario y no el por qué de su acción. Lo que puede restringir las conclusiones finales de la prueba.

Referencia: Jakob Nielsen

Recomendaciones finales

Los estudios que realizamos en IDA son cualitativos, pero enfocamos el análisis a lo cuantitativo. Esto quiere decir que contamos el tiempo, vemos el porcentaje de cumplimiento de una tarea, con el fin de graficar los resultados cualitativos. Además, nos centramos en el hallazgo, dejando en claro que los resultados no son escalables o representativos a un universo mayor de usuarios. Por eso, el enfoque del estudio es cualitativo en el sentido en que centramos el hallazgo.

Encargada de Arquitectura de Información
Mi eje principal es velar por la experiencia del usuario, usando la arquitectura de información como base estructural y el diseño de interacción como el hilo que une estructuras. Creo que el trabajo multidisciplinario y centrado en el usuario son la clave de un proyecto exitoso.

Comentarios