Modelo de negocio

El estado actual de las suscripciones en medios digitales

El modelo de suscripciones en medios digitales va en ascenso, pero no siempre es el camino adecuado. Analizamos cómo ha sido implementado y cuáles son las alternativas en el presente de las publicaciones en línea.

Ilustración de suscripciones en medios digitales

El público está dispuesto a pagar por contenido digital. El éxito de plataformas como Netflix y Spotify lo prueban de forma innegable. Los medios de comunicación también han visto en las suscripciones pagadas una salida al incómodo mundo de los anuncios.

Pero no todos los medios utilizan el mismo modelo ni obtienen los mismos resultados. A continuación explicaremos algunos puntos a considerar y compararemos distintos casos de éxito. Esto con el objetivo de analizar cuándo y cómo conviene implementar un sistema de suscripciones a tu medio digital.

Cuándo implementarlas

Bob Gilbreath, CEO de Ahaglogy, define la publicidad como un “cobro en atención”. El crecimiento del modelo de suscripciones ha sacudido los cimientos de la monetización de contenidos.

Sin embargo, el “cobro en atención” sigue siendo una alternativa viable para un amplio número de medios. Es más, para gran parte de estos es mucho más conveniente que adoptar las suscripciones.

La decisión puede venir acorde a la línea editorial del medio. Una revista de investigación o de reportajes con temáticas muy específicas probablemente generará suscriptores interesados. Por otro lado, un medio local cuya prioridad sea tener primero la noticia probablemente no pueda sobrevivir bajo estas reglas.

Cómo implementarlas: Dejando atrás los anuncios

Un sistema popular es el que ha implementado The New York Times Magazine (TNYTM). En este, se le ofrece al usuario un número limitado de artículos a su elección, tras los cual deberá pagar.

Digiday, por su parte, utiliza un servicio llamado “Digiday +”, el que da acceso a contenido exclusivo para usuarios suscritos. La suscripción es anual y está pensada para ser compartida, teniendo categorías para 5, 10 y 25 usuarios.

Finalmente, The Economist utiliza un sistema de suscripción por semanas. Aquí se ofrecen planes para contenido digital y/o impreso, variando los valores. Además, se ofrecen 3 artículos gratuitos al mes para usuarios registrados. Un símil a la versión gratuita de servicios como Spotify.

El gran problema de las suscripciones

Desde the Media Briefing concluyen que, el gran error de los medios al decidirse a implementar el modelo de suscripciones, es creer que los usuarios solo leen su medio.

Si todos los medios que leemos a diario implementaran este sistema, deberíamos pagar cerca de $100.000 CLP. En este distópico escenario, los usuarios probablemente optarán por una o dos fuentes o simplemente recurrirán a la piratería.

Una suscripción para suscribirlos a todos

¿Cómo lo hacemos entonces? Veamos más allá de los medios escritos. HBO bien podría cobrar de forma independiente por cada uno de sus programas, pero su plataforma HBO GO entrega acceso a la totalidad de su catálogo.

El primer modelo no podría competir con iTunes, el segundo se ha transformado en uno de los referentes en cuanto a servicios de streaming.

De igual forma, han habido aplicaciones que buscan ser “el Spotify de los medios”. Blendle es una de ellas. Su origen es holandés y ofrece una alternativa a las suscripciones individuales.

Su funcionamiento es sencillo: se carga dinero a la aplicación (entre 5 y 150 USD) y luego se descuenta por cada artículo leído. El valor varía según la extensión y calificación del artículo, generalmente rondando los 0.5 dólares.

Se suma también Medium, empresa que utiliza un sistema de suscripciones más tradicional. Este permite eliminar los anuncios para sus suscriptores, además de versiones de audio de los artículos más populares y un modo de lectura offline.

Medios como peces en el mar

Es importante no recurrir a las suscripciones como única solución a la monetización de tu sitio. Tampoco es posible generalizar en una cantidad finita los modelos existentes. Un buen medio es único y por lo tanto su modelo más óptimo se debe adaptar exclusivamente a él.

Por ejemplo, TNYTM comprende que sus lectores desean acceder a su contenido y están dispuestos a pagar por él. Sin embargo un medio como la revista de la Universidad de Manchester tiene como principal objetivo dar a conocer las actividades de la casa de estudios. Ofrecer suscripciones pagadas para esta clase de medios no parece una buena idea.

Aún así, escoger un método “por plantilla” resulta imposible debido a que la audiencia de cada medio es distinta. Ni el tamaño ni la temática de este puede asegurar resultados positivos tras aplicar alguno de estos modelos.

Logo IDA
Investigamos las tendencias en proyectos y estrategias digitales para complementarlas con nuestra experiencia en artículos informativos. Nuestro objetivo es aportar al desarrollo del área, discutiendo la efectividad de las tecnologías y técnicas aplicadas.

Comentarios