Transition design

Experiencia de usuario y el diseño para transiciones

El diseño para transiciones plantea un cambio en los plazos y objetivos planteados en el diseño. Analizamos este concepto desde la perspectiva de la experiencia de usuario.

Ilustración para artículo sobre "Experiencia de usuario y el diseño para transiciones"

El concepto de Transition Design o “diseño para transiciones” se ha transformado en uno de los tópicos más comentados del mundo del diseño. Este propone cambiar la perspectiva y los plazos desde los que se trabaja, funcionando en el sistema actual al mismo tiempo que lo transforma.

Nace desde la Universidad Carnegie Mellon y su principal idea es la de poner el diseño al servicio de cambios sociales que proyecten un futuro mejor, como un modelo preventivo para una sociedad en crisis.

El transition design es, de alguna forma, una respuesta a las prácticas centradas en la resolución de problemas como el diseño sostenible y el diseño social. Esta respuesta va en desprenderse de las soluciones a corto plazo para fijarse en el largo plazo.

¿Por qué es necesario?

Richard Buchanan propone cuatro órdenes del diseño: Los signos (comunicación), los objetos (construcción), las interacciones (planificación) y la cultura (sistemas). El diseño para la experiencia (UX) se ubica en el orden de las interacciones, donde se diseñan las relaciones, los servicios y los procesos. El diseño para las transiciones en cambio, se ubica en el último orden e incluso escapa a él.

El transition design se plantea desde una perspectiva de crisis, estableciendo que las formas de vivir de hoy en día no son sustentables. Define así la existencia de los wicked problems, problemas que se producen en una sociedad industrializada que no puede sostenerse. Estos wicked problems son generalmente problemas difíciles (o imposibles) de resolver, inscritos en sistemas complejos y abiertos, con múltiples interdependencias, como la pobreza, la salud y la educación.

Se presume también que todos estos wicked problems están conectados y que, de no tratarse de forma transversal, estos seguirán siendo imposibles de solucionar.

Diseñando para un mejor futuro

El diseño UX tiene como motivación mejorar las experiencias de uso de las personas con los productos y servicios. Mejorar la vida de las personas, en lo posible. Sin embargo, el diseño de productos e interfaces que satisfacen necesidades inmediatas, pueden y suelen descuidar los reales problemas de la gente y de la sociedad.

La mirada desde el diseño para transiciones requiere replantear constantemente cómo se diseña. Además, implica desprenderse de los resultados a corto plazo, por lo que los equipos de diseño deberían trabajar también en sus propias expectativas a la hora de afrontar un problema de estos.

¿Cómo podemos participar los diseñadores?

El diseño para transiciones implica trabajo entre disciplinas y centrado en cambios culturales significativos. En este contexto, los diseñadores podemos ser claves para proyectar y comunicar narrativas y proyecciones para el futuro. Adicionalmente, el diseño de servicios o las innovaciones sociales pueden representar los primeros pasos de transición hacia la solución a largo plazo. Los diseñadores tenemos como ventaja, nuestro interés por facilitar la comunicación, además de cuestionarnos y diseñar constantemente nuestros métodos de trabajo.

Asumiendo responsabilidades

El día a día, las cartas gantt y la exigencia de los clientes nos hacen olvidar a veces la responsabilidad y el impacto que tiene nuestro trabajo en la sociedad. Normalmente nos encontramos pensando en proyectos, pero nos cuesta comprender cómo estos se insertan en los sistemas mayores y no vemos las necesidades sociales que requieren de verdaderos cambios.

Desde IDA nos posicionamos como consultores, y tratamos de ayudar a los clientes a encontrar y resolver sus problemas. Nuestro trabajo no termina en un producto cerrado, sino que en entendemos que lo que diseñamos es una relación entre personas, instituciones y servicios, y que ésta requiere de constante evaluación y actualización.

Sin embargo, todos quienes trabajamos en UX todavía estamos al debe con los planteamientos del Transition Design. La mayoría de las veces, el foco sólo queda en responder a objetivos a corto plazo y en cumplir con métricas que no responden a los grandes problemas de la sociedad.

Ciertamente no se trata de que todos los diseñadores adopten únicamente esta actitud de transición y visión a largo plazo, pero es necesario considerar el contexto en que desempeñamos nuestra profesión. No debemos obviar que trabajamos inscritos en y para sistemas imperfectos y que es válido cuestionar si deberíamos usar nuestro tiempo, pericia y recursos como diseñadores para mejorar los cimientos de otro futuro.

Arquitecta de Información y Diseñadora de Interacción
Trabajo enfocada en el diseño para la experiencia, principalmente a partir de la arquitectura de la información y el diseño de interacción en plataformas digitales. Tengo un gran interés en la comunicación visual como eje para una buena colaboración entre equipos y proyectos.

Comentarios