Analítica

Melinda Gates: “Los datos pueden ser sexistas”

Si la innovación para el desarrollo se basa en las deficiencias que arrojan los datos, ¿cuándo podrán solucionarse los problemas que no son consultados? La invisibilidad de las mujeres y niñas en las investigaciones es un gran problema para lograr mejorar sus vidas.

Ilustración para artículo sobre Melinda Gates

En su carta anual 2019, Melinda Gates pone especial énfasis en la brecha de género potenciada por la invisibilidad de las mujeres y niñas en las estadísticas. La filántropa y esposa del co-fundador de Microsoft, Bill Gates, analizó la invisibilidad de las mujeres y niñas en los datos sobre los que se basa el desarrollo de la innovación.

Datos sesgados

“Un año lleno de sorpresas”, así calificaron los Gates el 2018. Sin embargo, una de las mayores sorpresas para Melinda es que aún representando la mitad de la población del planeta, las niñas y las mujeres sigan al margen de las investigaciones: “Lo que elegimos medir es un reflejo de lo que la sociedad valora. Por ello, cuando se trata de comprender cómo viven las mujeres y las niñas, el mundo no puede conformarse con la respuesta “no sé”.

Lo cierto es que para Melinda Gates, ingeniera en software, la ausencia de datos respecto a la vida de las mujeres “Obstaculiza el apoyo que se les podría brindar para mejorar sus vidas”.

Su análisis, enfocado no solo en la ausencia de datos, sino a la mala calidad de los existentes, pone foco en las preguntas que no nos hacemos. El círculo vicioso entre pregunta y respuesta mantiene el sesgo de género e incluso, la discriminación. Si las mujeres y niñas no están analizadas en cuanto a su actividad laboral, doméstica y/o académica, no podemos comprender cuales son sus problemas.

Economía y salud

Por ello, se entiende el vínculo que hace Melinda entre el sesgo en los datos y las pruebas de ADN a domicilio, otro de los nueve temas desarrollados este año. Gates cruza el caso de los partos prematuros y su posible prevención gracias a las pruebas de ADN, con la ausencia de investigación respecto a los motivos de mortalidad en el embarazo.

Si EE.UU. tiene la tasa más alta de mortalidad en el parto de todos los países desarrollados, y nadie se interesa en el porqué, difícilmente se encontrará una solución a este problema. Su opinión frente al problema y los datos sexistas es muy claro: “No se me ocurre ningún problema que afecte al 10 % de la población de todo el planeta al que se le dedique tan poca atención”. Así mismo, agrega que existen notorias diferencias entre los partos prematuros entre mujeres negras y blancas, sin embargo, además de estar cuantificados, no existe análisis sobre el origen de esta diferencia.

Accesibilidad en las manos de las mujeres más pobres del mundo

La Fundación Bill y Melinda Gates fue constituida el año 2000, con el objetivo de contribuir a los avances e innovación del mundo que propusieran soluciones para la superación de la pobreza, el mejoramiento de la salud y la educación en los países más pobres.

Este año, una de las variables analizada por Melinda, fue el impacto en el acceso de teléfonos móviles para la mujeres más pobres del mundo. Es decir, pertenecientes a los países con mayores tasas de vulnerabilidad y pobreza, los cuales se concentran mayormente en África y el sur de Asia.

El apartado, titulado: “Los teléfonos móviles son más potentes entre las manos de las mujeres más pobres del mundo”, explica cómo en los países subdesarrollados, donde la accesibilidad a las tecnologías aún no se masifica, los celulares son un instrumento que repercute por completo en la vida de las mujeres.

La accesibilidad a Internet es un recurso que una mujer pobre no puede permitirse desde un aparato diferente a un móvil. Es lo más barato, lo más pequeño y lo más funcional que pueden adquirir.

“Las mujeres no solo utilizan su teléfono móvil para acceder a servicios y oportunidades. Lo utilizan para cambiar las normas sociales y desafiar las estructuras de poder que perpetúan la desigualdad entres los sexos”.

El celular, tan usado en occidente, obtiene su mayor valor en las manos de las mujeres pobres, que gracias a él pueden comunicarse, negociar, y generar ingresos sin depender de nadie.  Es una herramienta de empoderamiento, que aún presenta notorias diferencias en cuanto a su acceso: En África, Asia y Sudamérica, las mujeres tienen un 40% menos de posibilidades de acceder a un teléfono que un hombre.

Bill and Melinda Gates’s 2019 Annual Letter

Me, Bill Gates, and our first-ever game of Heads Up. We cover favorite foods, Seattle landmarks, and our Annual Letter.

Posted by Melinda Gates on Wednesday, February 13, 2019

Todas estas diferencias y dificultades, no permiten que los Gates se desanimen. Al finalizar su carta, expresan que su optimismo se mantiene inquebrantable: “Creemos en el poder de la innovación (…) cuanto mayor sea el número de optimistas que estén obrando a favor de un futuro mejor, más motivos se tendrán para ser optimista”.

Creo que la tecnología es una aliada de las comunicaciones. Busco lo último en tendencias e innovación UX para que integremos herramientas digitales útiles a nuestra vida cotidiana. Me intereso en la protección de datos personales e investigo para que Internet sea un lugar más seguro.

Comentarios