La usabilidad como un aspecto clave para la buena experiencia de usuario | IDA Chile
Estrategias centradas en el usuario

La usabilidad como un aspecto clave para la buena experiencia de usuario

No basta que un sitio web se concentre solo en su atractivo estético. Uno de los puntos más importantes para su éxito es que los usuarios puedan interactuar de buena forma con él. Por ello, un buen nivel de usabilidad es fundamental.

usabilidad

Para lograr la exitosa implementación de una plataforma digital, se debe hacer un trabajo detallado de diseño. Uno de ellos, radica en que la interfaz diseñada pueda ser utilizada sin problemas.

Bajo la denominación de usabilidad, se agrupan diversas tareas y procesos que buscan facilitar la interacción con los usuarios. Una vez puestas en práctica, simplifican la realización de acciones importantes, como las transacciones o el envío de formularios.

Múltiples herramientas permiten medir el nivel de complejidad de los procedimientos a los que un usuario se enfrentará. Por ejemplo, en IDA trabajamos con test de usuarios. Estas pruebas permiten determinar qué falla y qué necesita mejorar.

¿Qué es la usabilidad?

Definiciones hay muchas. Una se reduce a definir la usabilidad como la facilidad del uso que un hombre puede hacer de un objeto. Otra, viene desde la Organización Internacional para la Estandarización:

La capacidad de un software de ser comprendido, aprendido, usado y ser atractivo para el usuario en condiciones específicas de uso.

A nivel académico aparecen múltiples significados. Por ejemplo, el profesor Yusef Hassan asegura que es:

La disciplina que estudia la forma de diseñar sitios web para que los usuarios puedan interactuar con ellos de la forma más fácil, cómoda e intuitiva posible.

Ricardo Baeza-Yates, a su vez, también entrega su propia definición. Para él, la usabilidad engloba a una serie de métricas y métodos para hacer que un sistema sea más fácil de usar y aprender.

En resumen, no basta con diseñar un proyecto digital que estéticamente sea atractivo. También hay que tomar en cuenta una serie de elementos para asegurar que la experiencia del usuario sea placentera, efectiva y eficiente.

¿Cómo medimos la usabilidad?

La investigación y posterior procesamiento de datos es la mejor forma de saber el estado actual de nuestro proyecto digital. Acá, por ejemplo, podemos realizar test de usabilidad y recoger los datos, o realizar evaluaciones heurísticas.

Hay múltiples factores que se pueden tomar en cuenta a la hora de analizar cómo es la interacción con un sitio web. Entre ellos destacan el tipo de contenido, facilidad de navegación, grado de accesibilidad y la coherencia o identidad que posea. Si se desean implementar mejoras, hay que considerar también el estado actual de parámetros como la efectividad, eficiencia, aprendizaje, memorización, manejo de errores y satisfacción.

Las herramientas para medir la usabilidad son una gran ayuda en este proceso.

La usabilidad como parte de un todo

Lograr una buena experiencia de usuario no solo depende de qué tan fácil sea utilizar un sitio web. Entre otros factores, está el identificar de forma correcta los factores que definen el paso de un usuario por un proyecto digital.

Por ejemplo, jerarquizar sus necesidades -y buscar cómo resolverlas- también ayuda a definir la presentación de contenidos y su diseño. Además, se debe prestar atención a lo que reflejará sobre nosotros nuestro proyecto digital. Aquí el contenido es un actor importante a la hora de comunicar y, lo más relevante, cumplir con los objetivos propuestos.

La correcta coordinación de todos estos diferentes elementos es lo que finalmente permitirá asegurar un producto de calidad y una experiencia satisfactoria.

Víctor Jaque
Gestor de contenidos y comunidades
Investigo y genero contenidos útiles que permiten conocer y adaptarse al siempre cambiante mundo digital. Busco llegar a usuarios y clientes con mensajes claros, que cuenten lo que hace la empresa y respondan a las necesidades del lector final.

Comentarios